martes, 16 de agosto de 2011

QUE PENA DE CRIATURA


Imagen de internet



Con sus zapatitos rotos
el pantalón remendado
                 mugre en sus pies y manos                 
mojado hasta las trancas
un resfriado de mil demonios
sin paraguas para guarecerse
que pena de criatura no hay
nadie a quien importe que
ande en esas condiciones?
La pobreza no es pecado, pero si lo es mirar hacia otro lado
Verónica


4 comentarios:

silvo dijo...

Pocvas líneas pero que me ocasionan un efecto muy grande, este poema habla de solidaridad, de ayuda, de sensibilidad, de amor, muy bello Verónica, besos

Beatriz dijo...

Esre tema siempre lo tocás se ve que te preocupa. Lamentablemete nos acostumbramos a ver esa niñez tan desvalida. Aunque uno ayude nunca es ucho. La ayuda tiene que partir de otro lado.

Verónica dijo...

Para Silvo
Muchas gracias Silvo, me alegra que te guste, y es cierto habla de todo lo que enumeras.
Besos, feliz noche

Verónica dijo...

Para Beatriz
Tienes mucha razón Beatriz, la ayuda debería venir de sitios más efectivos para erradicar estas cosas.
Y como bien dices, es un tema que me preocupa muchísimo desde que yo pueda acordarme.
Besos, feliz tarde