martes, 29 de enero de 2013

AHORA QUÉ NO ESTOY



Bonita imagen de internet

Ahora que no estoy
me echas de menos
me añoras
pero me perdiste
hace tiempo
me tratabas
siempre mal
y ahora recuerdas
a la tonta que se fue
darías lo que fuera
por tenerme nuevamente
enamorada y rendida
a tus pies

Ahora que no estoy
vienes buscándome
me acuerdo del ayer
no seas tonto
y ríndete
ahora que no estoy
me echas de menos
no tienes a otra
que coma en tu mano
y que mangonees

Ahora que no estoy
me echas de menos
me añoras
pero me perdiste
hace tiempo
me tratabas
siempre mal
y ahora recuerdas
a la tonta que se fue
darías lo que fuera
por tenerme nuevamente
enamorada y rendida
a tus pies
darías lo que fuera
por tenerme nuevamente
enamorada y rendida
a tus pies
darías lo que fuera
por tenerme nuevamente
enamorada y rendida
a tus pieeeeeesssss
Verónica

8 comentarios:

silvo dijo...

Precioso, que lo hubiera pensado antes, besos!

Verónica dijo...

Para silvo
Me alegra te guste. Eso mismo, qué le sirva de escarmiento jaja
Besos

Julie Sopetrán dijo...

Me encanta Verónica, ahora que se busque la vida. No sabe bien lo que perdió... Eso suele pasar. Te mando un beso y olvida lo que te hizo sufrir.

Verónica dijo...

Para Julie Sopetrán
Por suerte, es pura ficción querida Julie, si todo lo qué escribo me hubiese pasado ¡apañada iba!
Me alegra te guste.
Besos

Rafa Hernández dijo...

Digo como silvo, y se lo tenía que haber pensado antes de darle la patada. Esto le pasa a mucho "machito" que se cree que la mujer es un juguete; la dejan y luego muchos se arrepienten. Muy bonito Verónica.

Besos.

Verónica dijo...

Para Rafa Hernández
Me alegra te guste, Rafa. Suele pasar de esa forma, pero también pasa a la inversa. Dar la patada, no es sinónimo de tan solo un sexo.
Besos, muy buena noche

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Vero, un poema que muestra la reivindicación de una mujer sojuzgada en el amor. Siempre hay la posibilidad de la revancha. Alguna vez se entra en razón, y se da término a la sumisión. Un beso. carlos

Verónica dijo...

Para Carlos Augusto Pereyra Martínez
Tienes toda la razón, Carlos. Pienso, qué cuando alguien toma el poder difícilmente quiere soltarlo. Y así mal vamos.
Besos