viernes, 8 de febrero de 2013

BERENICE

Precioso dibujo de internet

Berenice tiene un problema
no está bien de la cabeza
eso de ella piensan
pero nunca ha estado
más cuerda.
-¿Madre, oyes como
me llama el Sebas?
¡Viene a buscarme
para qué en ese otro
lugar estemos juntos!
-¡Hija, no digas esas cosas
lo qué escuchas es el viento,
anda acuéstate qué mañana
verás las cosas de forma diferente!
Berenice se acuesta...
A la mañana siguiente
la madre la encuentra
con los ojos abiertos
y una bella sonrisa
la toca y se da cuenta
qué ella ya no está.
Grita, chilla, y llora,
-¡Berenice, mi hija...
ya se ha reunido con él!
Los vecinos la escuchan
como si oyeran llover.
Verónica O.M.

10 comentarios:

silvo dijo...

Berenice ha conseguido descifrar un mensaje y la madre lo cree porque lo ha visto, los demás aún no han sido capaces de comprender eso, besos!

Verónica dijo...

Para silvo
Así es Silvo, los demás (como tantos otros) los problemas de los demás les resbalan, o eso es lo qué parece.
Besos

MAR dijo...

ME HAN ENTRADO GANAS DE LLORAR
QUE TRISTE Y BONITO A LA VEZ
BSS

Rafa Hernández dijo...

Así es, hasta que no nos afectan las cosas y los problemas a nosotros mismos, miramos para otro lado, sin prestar ayuda ni ofrecerse al necesitado. Eso; nos quedamos como el que oye llover.

Besos Verónica.

Verónica dijo...

Para MAR
Me alegra te guste amiga, no era mi intención lo otro.
Besos, muy buena noche Mar...

Verónica dijo...

Para Rafa Hernández
Por desgracia suele pasar mucho, no en todos los casos por suerte.
Besos Rafa, muy buena noche

Pluma Roja dijo...

¡¡¡Que terrible final!! Ojalá exista otra vida más allá, para que se reencuentren.

Me gustó mucho.

Besos Vero.

Verónica dijo...

Para Pluma Roja
Muy terrible amiga, ojalá exista esa vida, daría respuesta a muchas preguntas qué todos nos hacemos.
Me alegra te guste, gracias.
Besos, buen fin de semana apreciada Aída

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Versos dramáticos. Duro separarse de quién se quiere, que puede llevar en el duro dolor a la misma demencia y muerte. Un beso. carlos

Verónica dijo...

Para Carlos Augusto Pereyra Martínez
Muy duro, separarse de alguien que estimamos.
Por desgracia, por ahí todos pasamos en algún momento de nuestra vida.
Abuelos, padres, etc, etc. Y hay qué seguir, por más qué nos duela.
Besos, buen finde