jueves, 11 de abril de 2013

DOLORES (11)



Bonito dibujo de internet
novela escrita por mi

Hacía más de cincuenta años de todo aquello.
José, el padre de Dolores y de Julia, se dirigía a un pequeño bar de la aldea, su intención era pasar un rato con sus amigos, conocidos y vecinos. Allí se reunían los varones, bebían cerveza, jugaban a las cartas, y a la vez hablaban de sus cosas.
Justo en la entrada del local, había dos hombres, Zacarías y Alfonso, hablaban entre ellos y reían.
José escuchó parte de la conversación, lo escuchado no le gustó en absoluto.

Zacarías fanfarroneó -Con la mujer de José me acuesto en cuánto yo quiera.

Alfonso le rió la fanfarronería.

Al oír esto, y sin pensárselo demasiado le atacó por la espalda.

-Hijo de puta. Si te acercas a mi mujer eres hombre muerto.

Dicho esto le pegó un fuerte puñetazo, y Zacarías cayó al suelo. Su nariz chorreaba sangre, y en un momento su camisa se empapó de ella.

José entró en el bar, dirigiéndose hacia la mesa en dónde ya lo esperaban impacientes sus vecinos para empezar la partida.

-José ¿te sucede algo? -se lo preguntó el más viejo, pero todos esperaban aquella respuesta. 

-No. Son cosas mías. 

Comenzaron la partida. De vez en cuando, alguno ponía su nota de humor diciendo cualquier tontería. El hombre, quiso parecer natural no consiguiéndolo del todo. Tomaron cerveza, él tan sólo una, no quiso repetir ronda.
Era muy tarde cuándo decidieron marcharse.
Ya en la calle, se despidieron hasta el día siguiente. José echó a caminar, su familia le esperaba.

Andó un corto trecho, y se tropezó con los dos hombres. Al parecer lo esperaban.

Zacarías se le acercó, y con una piedra que tiró con fuerza en su cabeza, le hizo perder la consciencia, abriéndole en ella una gran brecha. Brotaba sangre a borbotones.

Lo arrastraron detrás de unos árboles. Cuando todos hubieran vuelto a sus hogares ajustarían cuentas.
Autora Verónica O.M.
Continuará

12 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Estos dos piezas, Zacarias y Alfonso lo tenían todo como la "chata" pero además de ser unos hijos de puta, eran unos mierdas y cobardes: Esto promete.

Besos Verónica.

Verónica dijo...

Para Rafa Hernández
Rafa, muy buena tu definición de ellos.
Deseo te guste, si te digo la verdad escribir esto me eriza la piel un poco (mucho)
Besos, muy buena noche

ion-laos dijo...

Pero que machotes oyessss!!

Besotes Vero!

silvo dijo...

Anda que son bravucones hablando y cobardes actuando, besos!

Verónica dijo...

Para ion-laos
Unos machotes con mucha maldad, un@ flipa con ellos.
¿Dónde habré aprendido la palabreja? jaja
Besos, Yolanda.

Verónica dijo...

Para silvo
Los has definido a la perfección. Son malos hasta límites insospechados, se me eriza la piel al escribir esto, jaja
Besos

Beatriz dijo...

Qué tremendo!!!!

Verónica dijo...

Para Beatriz
Lo es mucho, Beatriz, y lo será mucho más.
Besitos

Robledo Ruiz dijo...

Hay Veronica que palo, en fin mañana veremos, un beso

Verónica dijo...

Para Robledo Ruiz
Un palo enorme, mañana más. Estás guapa, con tu abanico.
Besos

Nieves dijo...

El orgullo y la fanfarronería a llevado a muchos a hacer locuras...
Terrible la situación!!!

Besos :)

Verónica dijo...

Para Nieves
Nieves, muy cierto cuanto comentas. Por desgracia es así, y a día de hoy pasa todavía.
Besos, buen finde