martes, 30 de abril de 2013

DOLORES (26 DE 28)

Bonita imagen de internet
novela escrita por mi


A la mañana siguiente. Luis se acercó hacia su casa. Hacía días que no pasaba por allá.
Entró en ella. Y miró cada objeto, cada silla, y pensó que entre aquellas paredes había llevado una vida bastante absurda y triste. Aunque antes no lo viera así.
Aireó la casa. Estaba bastante aceptable, no le gustaba que hubiese polvo en los muebles, ni en el suelo, así que decidió que al día siguiente por la mañana se dedicaría a tal menester.

Las hermanas se quedaron en la casa limpiando, más tarde se sentarían un rato a hablar de sus cosas, y sería antes de meterse en la cocina a preparar la comida. Les daba tiempo de todo y más.

-Hay que ver, que café tan estupendo prepara Domingo. Jamás probé otro igual. -Dijo Dolores a su hermana.

-Muy cierto, hermanita, yo tampoco. El muy tunante tiene su truquillo que no nos quiere revelar.

-Me parece que puede llevar una pizquita de cacao en polvo. ¿Qué te parece? -Dijo Dolores.

-No se. Para mi, que pudiera ser vainilla incluso.

Domingo no lo revelaría nunca a sus clientes. 

Julia no sabía como abordar el tema, y lo primero que se le ocurrió es lo que dijo. -El lunes os invito a comer en el bar.

-¿Vamos a ir a comer?

-Claro. Me apetece que vayamos.

-Si te empeñas iremos. -Algo había allí que no le cuadraba demasiado. Últimamente no le cuadraban algunas cosas. Y pensó. -¿Será por la vejez? Seguro que es por eso, al parecer ya estoy perdiendo facultades.

Dialogaron un rato hasta que fueron a preparar la comida.

Al rato, Luis entró en la casa. -Tengo un hambre canina. ¿Qué hay para comer?

-Algo que te gusta. -Contestó Dolores.

-Si me gusta mucho, eres tú.

-Me vas a ruborizar y a mis años. -Dijo la mujer con una gran sonrisa. Luis se la tenía completamente ganada.

Comieron arroz con conejo, después recogieron la mesa, y jugaron al parchís. Más tarde las dos hermanas recogerían la cocina.

-El lunes os invito a comer. -Dijo Julia, dirigiendo su mirada hacia Luis.

-Mira que bien. ¿Algo que celebrar?

-Si. Que estamos en casa nuevamente.

-Buen motivo es. Me alegro de que estéis aquí. -Dijo mirando a Dolores en particular, y le guiñó un ojo.

Dolores aceptó aquel guiño y se lo devolvió.

Julia se dio cuenta, y los tres al unísono se echaron a reír.
Continuará
Autora Verónica O.M.

8 comentarios:

silvo dijo...

Claro que tienen que celebrar, juntos y contentos al revés que esta sociedad egoísta en la que hemos caído,, besos!

Verónica dijo...

Para silvo
Silvo, tienes toda la razón. Pero todavía estamos a tiempo de cambiar eso.
Besos, feliz tarde

ion-laos dijo...

Ya nos dirás, vaya intriga...

Besos!

Verónica dijo...

Para ion-laos
Dos capitulos más, y novela finalizada. Un poquito de paciencia, te gustará el desenlace, ya verás.
Besos

Nieves dijo...

Esto está super inquietante.
Por otro lado me encanta la convivencia de los personajes.

sigo adelante Vero :)

Verónica dijo...

Para Nieves
Me alegra te guste.
Sigue, ahora te contesto el comentario.

Rafa Hernández dijo...

Desde luego de momento todo anda sobre ruedas.

Besos Verónica.

Verónica dijo...

Para Rafa Hernández
Rafa, y si lees los dos capítulos que te faltan y que ya están publicados verás que anda mejor, jaja
Besos, buena noche Rafa