miércoles, 16 de octubre de 2013

HASTA QUE TÚ TE VAYAS (19)

Preciosa imagen de internet

Anita todavía estuvo un buen rato hablando con doña Manolita. Antes de irse, le colocó bien los almohadones para que se sintiese lo más cómoda posible.
-¿Necesita algo antes de que me vaya?

-Nada, Anita. Puedes marchar.

-Hasta mañana entonces.

Salió a la calle dejando entornada la puerta de entrada. En aquel lugar nadie entraba a hogar ajeno sino era invitado o pedido permiso.
Amigo el perro la estaba esperando. Echó a andar al paso de su dueña.

-Has esperado un buen rato -le dijo.

Amigo levantó sus orejas y movió el rabo. La había comprendido a la perfección.

Llegaron a la casa. Y buscó la llave en su escondrijo. Al momento ya estaban dentro, el perro se echó en un rincón. 
La tarde pasó casi sin sentirla, entretenida en las labores que debía realizar antes de que llegase su esposo.
Una vez terminado su trabajo se sentó a descansar. El perro se echó a sus pies, aunque momentos antes parecía dormitar. Ella le acarició el lomo.

Sintió frío. Echó carbón en la vieja estufa arrimándose ambos a su calor. Cuando llegó José así se los encontró.
Autora Verónica O.M.
Continuará

5 comentarios:

  1. Me alegro de volver a saber de Amigo ya que ya le echaba de menos, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Gracias Silvo, se alegrará saberlo, jaja.
      Besos, buena noche

      Eliminar
  2. El perro Amigo, se ha hecho una tradición en tus relatos. ESta parte de tu relato, enternecedor.

    ResponderEliminar
  3. Ya casi me había olvidado de esta historia, como unas veces las veo y otras no, está interesante pero un poco nublada, como si guardara un desenlace...ya veremos, ese retemorrde José desde un principio, en que resulta.
    Un abrazo Ambar

    ResponderEliminar
  4. Hola Vero.
    No se por donde entro o salgo, hace tiempo que no veo nada tuyo y hoy he visto una imagen por la que hora mismo pasaré, pero este relato que tanto me gusta no sé si llegaré a ver su final, recuerdo haber leído más del 19, será posible que algún día pueda leer el final?
    No te enfades conmigo por ser insistente, de verdad que este relato me gusta,
    Buen verano y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar

La letras tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...
Gracias por tu visita y comentario.