jueves, 10 de abril de 2014

EN EL PARQUE...

Bonita imagen de internet
Cada día y a la misma hora... La mujer se sentaba en un banco del parque, siempre buscaba le acariciase el sol primaveral. Se estaba muy bien allí, y sin nada que hacer, algo impensable en otro tiempo...
Un hombre, se acercaba a otro banco situado frente a ella, sus gafas oscuras no le dejaban ver sus ojos, pero estaba segura no le quitaba la vista de encima.
La tenía intrigada...
Y como ya nada tenía que perder, se levantó dirigiéndose hacia él. -¡Buen día! -dijo.
-¡Buen día nos de Dios!
-¿Me podría decir la hora que es?
-No llevo reloj. ¡Soy ciego!
Se quedó sin habla. Ahora entendía...
Autora Verónica O.M.

10 comentarios:

silvo dijo...

Quizás la "mire" a partir de ahora que la escuchó, besos!

jackie dijo...

Ah pues!!! Pero ustedes los hombres tienen la culpa por ser como son. jeje :) Gracias por compartir tan interesante relato. Bendiciones!!!

Nieves dijo...

Puede que entablen una buena amistad, cuando vuelvan a verse seguro que se saludan y el señor con las gafas oscuras sabiendo que la encontrará de nuevo en el parque habrá cogido su reloj para poder decirle la hora (hay relojes especiales para invidentes).
Me ha encantado este escenario, este momento cotidiano con su inesperada sorpresa .

Un besote Vero!!!

Carmen Silza dijo...

Si no le pregunta se queda con la duda...hizo bien en preguntar, quiero pensar que entablaron una amistad.
Un abrazo Vero

Rafa Hernández dijo...

Y ella un poco asustada. Y casos de estos se dan de verdad.

Besos Verónica.

Verónica O.M. dijo...

Muchas gracias a tod@s, pido disculpas por no contestaros individualmente (falta de tiempo)

Lola dijo...

Ya ves Vero! y ella pensando de más... A veces somos más mal pensados. Bonito lo que has escrito. Un beso.

Lola dijo...

Un abrazo amiga, no se sí salen los comentarios.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

UNa buena lección de vida. UN abrazo. Carlos

Verónica O.M. dijo...

Muchas gracias a tod@s