martes, 20 de mayo de 2014

¡REFLEXIONA!

Imagen de internet
Almas sensibles
que sufrimos y lloramos
por tanta injusticia junta
dónde tan solo interesa
riqueza poder guerras
y el hambre que mata 
a gentes sencillas
que nada tienen.
No vas a llevarte nada
a ese otro mundo
que tarde o temprano
también tú visitarás.
¡Reflexiona!
Verónica O.M.

12 comentarios:

silvo dijo...

No te lo llevarán, no y es una pena que no recapacites sobre ello, es mejor llevarse aprecio, admiración, amistad, amor, casualmente todo lo que no hay que comprar, tú mism@, besos!

silvo dijo...

Me encanta esta reflexión, por lo que significa y por lo que transmite, es necesario que nos la hagamos y que no caiga en el olvido, GRACIAS Verónica :-), beos

Verónica O.M. dijo...

Para silvo
Muchas gracias, Silvo..
Es una pena no piensen en los demás, todos tenemos derecho a llevar cómo poco una vida lo más digna posible. Hemos de morir algún día, allí dónde vamos nada de todo eso que he mencionado sirve para nada. Y eso debería dar que pensar.
Besos, muy buena noche

Verónica O.M. dijo...

Para silvo
Gracias nuevamente.
Si que es necesario hacernósla, y otros que tienen cómo decía mi padre, la sartén por el mango (sabes a quienes me refiero) esos más.
Besos

Rafa Hernández dijo...

Verónica ya sabes que no soy ni de santos ni de iglesias, pero con esto que "Dios te oiga".

Besos.

Verónica O.M. dijo...

Para Rafa Hernández
Ojalá así sea, Rafa.
Besos

releante dijo...

Firmo todo lo que escribes. Un abrazo

Verónica O.M. dijo...

Para releante
Muchas gracias, releante.
Ya veo que eres otra alma sensible.
Un abrazo

trimbolera dijo...

Reflexionar y actuar, cada uno con sus posibilidades. Besetes.

Francisco Josè Lazo Melhado dijo...

Magnìfica reflexiòn Verònica!

No hace falta saber producir màs
sino amar al pròjimo,
es el atributo del que se han olvidado.

No es necesario ser millonario
A veces basta un gesto, una caricia, una mirada,
compartir el alimento.
Debemos poner nuestro granito de arena!

Un fuerte abrazo Verònica!
con todo cariño.

Lola dijo...

Magnifica reflexión amiga, pero los poderosos no les importa, porque mientras ni ellos ni sus hijos y nietos trabajaran, lástima que no estén jamás en el lugar de enfrente. Un beso Vero.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El problema de los derechos humanos, es que cada uno los reclama para sí, pero no asume que su deber es respetárselos a sus congéneres humanos. UN abrazo. Carlos