jueves, 7 de agosto de 2014

RISA FORZADA

Bonita imagen de internet
Siempre finge estar bien
cuando en realidad
se siente desgraciada
pero opina que con demostrarlo
no va a ganar nada.
Se ríe con esa risa forzada
cuando siente ese bajón
y antes de echarse a llorar.
Se jura que los demás
no deben saber nada
mejor la crean realizada
que una pobre infeliz.
Verónica O.M.
para

9 comentarios:

silvo dijo...

Es bueno, y hasta sano, tener a quien contarle, no a todos pero si a alguien que esté con un@, besos!

Verónica O.M. dijo...

Para silvo
Lo comparto totalmente, sentirse así debe ser horrible.
Besos, qué pases un buen día

Nieves dijo...

En cierta forma admiro a esas personas que son capaces de fingir un sentimiento, y sobre todo la pena, yo soy incapaz, de momento se me nota, soy una persona risueña por naturaleza y cuando algo me ronda; preocupación, tristeza... los que me conocen lo captan al vuelo. Además tampoco la pena, el llanto es un sentimiento más, yo siempre digo que el llorar es como el reír, no hay que aguantarlo dentro, cuando se tiene ganas de llorar hay que llorar, aguantárselo dentro debe ser malo para tu alma.

Me gustan estas entradas que provocan una reflexión.

Besos!!

MAR dijo...

Ella misma,se está arruinando la vida.
bss

Piruja dijo...

Hola Veronica, debe ser muy malo estar siempre fingiendo que estas bien y estar atenta de que los demás no se den cuenta, creo que siempre tenemos en nuestro entorno a alguien de confianza con el que contarle lo que nos pasa y así el poder ayudarnos esa persona, pero nunca tragarnos nosotros solos todo lo malo.

Besos.

Verónica O.M. dijo...

Para Nieves
Sin duda debe costar fingirlo.
Comparto tu opinión, y además me alegra te guste, gracias.
Besos, buen finde

Verónica O.M. dijo...

Para MAR
Tienes razón, pero seguro ella no es consciente de ello.
Besos, buen finde

Verónica O.M. dijo...

Para Piruja
Hola Piruja, tienes toda la razón.
Debería hacerte caso, ella sola terminará hundiéndose.
Besos, buen finde

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Enmascarar el dolor...quizás sea mejor. UN abrazo. carlos