viernes, 6 de marzo de 2015

FANTASIOSOS HORIZONTES

Imagen de internet
En su largo camino se perdió 
dejándose engañar por falsos oropeles
y otros fantasiosos horizontes
que sólo estaban en su mente.
Verónica O.M.




15 comentarios:

  1. Mala cosa si te dejas influir por lo que te cuentan, o peor todavía; tener muchos pájaros en la cabeza, ya que a la hora de la verdad se da uno cuenta de que la vida no es de color de rosa, y en cuanto de descuidas te dan por todos lados.

    Besos Verónica.

    ResponderEliminar
  2. La fantasía es un escape peligroso.
    Besos, Vero.

    ResponderEliminar
  3. El no tener los pies en la tierra trae concecuencias y lo normak es que no sean buenas desgraciadamente


    besitos y buenas noches!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves tienes toda la razón.
      Besos, buenas noches

      Eliminar
  4. Hola Verónica, debemos tener los pies sobre la tierra y aunque nos guste alguna vez fantasear, debemos ser realistas y ser fieles a nosotros mismos, porque si no luego pasa lo que pasa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piruja tienes toda la razón.
      Pasa lo que pasa...
      Besos, buen finde

      Eliminar
  5. A cuantos les han ocurrido lo mismo...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, y a cuántos ocurrirá.
      Besos, buen finde

      Eliminar
  6. Si abriéramos la puerta a la calma todo tendría otro sentido.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Verónica... Oropeles, que curiosa palabra, nunca la he utilizado, hasta he buscado su significado exacto, pero como siempre hay varias versiones, me quedo con el de "Cosa de poco valor y mucha apariencia"...
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Llorenç.... te quedas con la correcta.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Cosa recurrente en estos días Vero.

    Un beso

    ResponderEliminar

La letras tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...
Gracias por tu visita y comentario.