viernes, 20 de noviembre de 2015

EL BOCADILLO microrrelato

-¡No me gusta el jamón en dulce! -dijo el niño en voz alta.
A continuación lanzó el bocadillo todo lo lejos que su impulso le permitió. 
Más tarde pensó que si su madre lo hubiese visto le caería una buena reprimenda: 
-¡La comida no se tira, hay tantas personas que pasan hambre!
Le remordió la conciencia y fue en su busca. El bocadillo ya no estaba. Al parecer a alguien si que le pareció apetitoso.
E interiormente se sintió mal. Se prometió no volver a hacerlo nunca más...
Autora Verónica O.M.



10 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Apreciada Verónica, un verdadero acto de contrición. Un abrazo. carlos

Sara O. Durán dijo...

Bueno... Al menos la lección la aprendió pronto y el solito.
Un abrazo grande, querida Vero.Deseo que tengas muy bello fin de semana.

trimbolera dijo...

Las madres repetimos y machacamos lo que decimos pero siempre queda algo, menos mal !!

Zunilda Moreno dijo...

Un micro de cabo a rabo, mi querida Verónica. ¡¡Me gusta!! Un abrazo.

Flor dijo...

Hola veronica ...Como se suele decir camaron que se duerme la corriente se lo lleva , asi que cuando decidio volver a por el bocadillo ya no estaba , me a gustado tu relato , besos de flor.

TORO SALVAJE dijo...

Bueno, al menos alguien lo aprovechó.

Besos.

Una cosa, con el nuevo diseño me cuesta encontrar tus blogs...

Nieves dijo...

Exceso de bienestar diría aquel...

:)

Muy buen relato, que despierta conciencias.
Besos Y feliz Sábado!

llorenç Gimenez dijo...

Hola Verónica... Bien vale si el niño, aprendió que lo que a algunos les sobra a otros le falta... Ademas por suerte a alguien le sentaría como un manjar...
Un abrazo...

CRISTINA dijo...

Por lo menos su mala acción fue aprovechada por otro, eso seguramente es que no tenia escasez.
Vero, un grande abrazo.

Rafa Hernández dijo...

Que le sirva de lección sí, y otra vez se lo pensará.

Besos Verónica.