jueves, 12 de enero de 2017

QUIEN LO DIRÍA..

Subida en altos tacones
vestida a la última
y demasiado maquillada.
Así día tras día
ella percibe la envidia
de otras compañeras
que le hacen la pamplina.
Ni la aprecian
ni ella a las demás
aunque quedan para cenar
muy de tanto en tanto.
Ellas todo el tiempo
ríen y ríen
y cuándo se les formen
algunas arruguitas
pedirán hora
en aquel centro de moda
y milagros les hará el botox.
Y a solas en su casa pensará
qué aquellas tontas
son más afortunadas
y la envidia le afeará el rostro
deseándoles sólo el mal...
Y si,
hay gente
asi.
Verónica O.M.


14 comentarios:

Lola Barea dijo...

Por desgracia, así hay personas. La envidia es uno de los peores males que puede sufrir el humano. Hola Verónica, me encanta leerte, es precioso, gracias por compartir tus letras. Fuerte abrazo, amiga.

llorenç Gimenez dijo...

Hola Verónica.. La verdad es que hoy en día las mujeres van conquistando mas y mas cuotas de personalidad e independencia propias, y pasan mucho de los tacones altos, para lucir una cómodas "Munich".. Pero siempre habrán sofisticadas, como el amigo de Gaspar..jeje.. Un abrazo.

Nieves Martín dijo...

Siempre se ha dicho eso de " La suerte de la fea la bonita la desea"
Las apariencias suelen engañar mucho...

Besitos Vero :)

Verónica O.M. dijo...

Si puedo a la noche bastante tarde os respondo, besos

Abuela Ciber dijo...

Si Veronica hay gente que solo piensa en el mal
Cuanto dolor se percibe en sus vidas
Te dejo mis cariños

la MaLquEridA dijo...

La gente nunca cambia.


Besos Vero.

TORO SALVAJE dijo...

Mucha gente hay que es así.
Y a todos los quiero lejos de mí.

Besos.

Sara O. Durán dijo...

Lamentablemente... son mujeres están muy vacías. Habiendo tanto que hacer más allá de verse al espejo.
Un fuerte abrazo.

Verónica O.M. dijo...

Gracias a tod@s, voy a ver si me llega la batería del móvil y puedo ver si publicasteis 😘

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Verónica, hablando de botox, una compañera de trabajo se puso bótox en los párpardos, y en los labios.Nadie lo sabía,sólo que todo se descubrió cuando llegó al colegio con la boca inflamada y gafas oscuras. SE corrió la bola de que quizás el marido la había golpeado, porque tenía los labios inflamados y velados los ojos, por lentes oscuros. Ante el rumor, se quitó las gafas y dijo que era que se había mandado poner botox. Pero los labios, mantuvieron esa sensación de estar hinchados por un golpe. UN abrazo. Carlos

AMALIA dijo...

Muy reflexivo y real lo que dices.
Un beso.

Verónica O.M. dijo...

Nuevamente, gracias a tod@s. 😘 y buen finde

CRISTINA dijo...

Hola Vero, es lamentable pero real, hay personas que solo viven para su cuerpo. Y lo que es peor, la vida tiene efectos secundarios que hiere nuestra alma y enferma nuestro cuerpo.
Besitos.

Verónica O.M. dijo...

Nuevamente gracias a tod@s.
😘 buen domingo