domingo, 23 de abril de 2017

ESPINAS

Precioso gif de internet

Acarició con los ojos
aquella belleza
el ramo aterciopelado
de un rojo pasión.
Y no pudo evitar tocarlo
cuándo un gritito
salió de sus labios.
¡Ostras, qué me he pinchado!
Y unas gotas rojas
mancharon sus dedos.
Se lavó las manos
y las seguió mirando
sin atreverse
a tocarlas nuevamente.
Y pensó en esas
otras espinas
las que un día si
y otro también
la lastiman.
Y de un manotazo
apartó aquella
lágrima inoportuna

qué le recordaba
lo vacía y absurda 
qué era su vida.
Y apartó la mirada 
de aquellas flores
aunque en sus retinas 
quedaron inmortalizadas.
Verónica O.M.

miércoles, 19 de abril de 2017

HA ENGORDADO UN POCO relato

Resultado de imagen de cerdo gif en movimiento
Simpático gif de internet


Le parece...
que esta semana pasada
con tanto buñuelo

con tanta torrija
ha engordado un poco.

Ahora debe andar
un rato todos los días
para ver si pierde tripa
se le afinen las piernas
y desaparezcan los michelines.
 

Ay que ver
cómo engordan
los buñuelos
y eso que son de viento
y las ricas, pero ricas torrijas.

Si no engordaran tanto
una docena por lo menos
se comeria todos los días.

Toma, y yo.
Verónica O.M.

¡MI PRÍNCIPE! relato


Simpático gif de internet

Te daré un beso
para sacarte
de este estado
en el que te encuentras.

Con el asco
que me dan
estos bichejos
mojados y resbaladizos.

Pero yo también
quiero tener
un príncipe
para que me envidien
todas las niñas
de mi escuela.
Así que haré
de tripas corazón
y cerraré los ojitos
para que no me dé grima
al besar a semejante
bicho inmundo.
Verónica O.M.

jueves, 13 de abril de 2017

PARA EVA...


Después de esa tormenta
en la que hoy batallas
parará la lluvia
ya no habrá viento
y un espléndido arco iris
te regalará la vida.

Te lo deseo
de todo corazón.
Verónica O.M.

miércoles, 12 de abril de 2017

NUNCA IMAGINÓ relato

Siempre llevó en su corazón el lugar de nacimiento...
Después de pensarlo mucho optó por visitarlo. Sabía que ya nada sería igual, pero nunca imaginó qué doliera tanto ver sus calles sin un alma arrastrando los pies. Ni el sonido de una voz conocida qué le diese los buenos días y le preguntase qué de quien era familia.
Recorrió el pequeño lugar y tuvo la certeza de estar solo. Al parecer ni un viejo quedaba y los ojos se le llenaron de lágrimas.
Nunca imaginó qué doliera tanto visitar el lugar dónde nació él y su familia.
Su mujer ya le había advertido pero él ni la escuchó. Había cerrado la puerta de un portazo y su última palabra había sido: Me voy y no sé cuándo volveré.
Autora Verónica O.M.

Imagen de internet