miércoles, 12 de abril de 2017

NUNCA IMAGINÓ relato

Siempre llevó en su corazón el lugar de nacimiento...
Después de pensarlo mucho optó por visitarlo. Sabía que ya nada sería igual, pero nunca imaginó qué doliera tanto ver sus calles sin un alma arrastrando los pies. Ni el sonido de una voz conocida qué le diese los buenos días y le preguntase qué de quien era familia.
Recorrió el pequeño lugar y tuvo la certeza de estar solo. Al parecer ni un viejo quedaba y los ojos se le llenaron de lágrimas.
Nunca imaginó qué doliera tanto visitar el lugar dónde nació él y su familia.
Su mujer ya le había advertido pero él ni la escuchó. Había cerrado la puerta de un portazo y su última palabra había sido: Me voy y no sé cuándo volveré.
Autora Verónica O.M.

Imagen de internet


15 comentarios:

Ester dijo...

Que tristeza que no quede nada de lo que se recuerda, entre que nuestros recuerdos se desvirtúan con los años y que nada se mantiene para siempre el chasco es enorme. Un abrazo

Verónica O.M. dijo...

Es cierto, Ester, el hombre se ha quedado cómo bien dices.
Un abrazo 🌹

Nieves Martín dijo...

En nuestro territorio nacional hay cantidad de pueblos asi, abandonados y olvidados. Pasear por sus calles despues de tantos años debe ser desolador. Como bien se transmite en tu relado... muy triste.

Besitos :)

Rafa Hernández dijo...

Eso está ocurriendo hoy en día es muchos pueblos de España. Yo he visitado algunos prácticamente deshabitados, vamos que da hasta miedo. Sin ir más lejos, en el interior de la provincia de Castellón y Valencia, hay algunos, que están a punto de desaparecer, apenas quedan un puñado de ancianos, y cuando ellos mueran, el pueblo morirá con ellos. Y si te vas por la parte de Teruel y Soria, ya ni te cuento. Una pena, pero así es.

Besos Verónica y que pases buenas fiestas.

CRISTINA dijo...

Es verdad que existen muchos pueblo olvidados, pero te diré que en el mío es todo lo contrario, están muchos jóvenes volviendo a sus raíces.
Vero, que pases una Semana Santa, genial.
Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Cuánta desolación... desaparecen los pueblos, las personas, los futuros...

Besos.

Sara O. Durán dijo...

Me pones a reflexionar sobre qué podrá ser peor entre encontrar ruinas y un sitio abandonado o aquel sitio invadido por el "progreso" y el gentío. Lo lograste estupendamente, de seguro regreso a casa, en dos días.
Un abrazo.

Verónica O.M. dijo...

Es cierto, Nieves, demasiados lugares...
Besos 🌸

Verónica O.M. dijo...

De verdad qué da pena.
Besos, igualmente para ti y familia, gracias.

Verónica O.M. dijo...

Qué bien, Cristina, cuánto me alegro.
Besos 🌹 igualmente para ti, gracias.

Verónica O.M. dijo...

Y causa mucha tristeza qué ocurra.
Besos

Verónica O.M. dijo...

Pues no se yo la qué es peor, ja,ja.
Dos días cómo mucho, seguro.
Un abrazo 🌹

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

De la mayor de las desolaciones, la ruina del pueblo de querencias y nostalgias. Un abrazo. Carlos

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Así me sienta a veces, cuando recuerdo mi pueblo natal.

Abrazos.

Sneyder C. dijo...

Queda el recuerdo de lo vivido, pero cuando se vuelve la nostalgia se siente porque ya nada es igual...

Un cálido abrazo