miércoles, 7 de febrero de 2018

ADOLESCENCIA 11

Preciosa imagen de internet
cuento escrito por mi
                                                     
Acabaron de cenar. Eva, la madre de Jeremy recogió la mesa y se dirigió hacia la cocina a fregar los platos, no sin antes decir que después debería decirle aquello.

Andrés el padre se sentó en el sofá, con las cartas en la mano.

Jeremy se sentó a su lado. -¿Padre, para que querías esas cartas?

-Hace unos días, me ronda una idea por la cabeza. Cuándo estaba en la mili hice grandes amigos, con unos casi perdí el contacto, y no porque no nos apreciásemos, pero la vida decide qué derroteros seguir y a veces no son los que nosotros desearíamos, por desgracia. Esta carta que ves aquí, se la escribí a un buen amigo, de nombre Juan, me vino devuelta, seguramente cambió de domicilio, no sé el motivo que tenía para no darme su nueva dirección, en fin... esta otra es de Lucas, con el no he perdido el contacto nunca, no es demasiado explícito en sus comunicaciones,  pero es un buen hombre, no ha tenido demasiada suerte en la vida ya que enviudó hace algunos años, tiene una hija que tendrá más o menos tu edad, viven con una hermana de él, que nunca se casó.

-¿Y que tiene esto que ver, con esa idea que te ronda por la cabeza?

-Voy a invitar a Lucas, para que pase unos días con nosotros, sé que va a coger las vacaciones la semana que viene, estoy seguro que aceptará, después de tanto tiempo no estará mal, darnos un fuerte abrazo.

-¿No dices, que tiene una hija?

-¡Si! ya te lo dije, de más o menos tu edad.

-¿Ella también vendrá?

-No sé hijo, todo depende de lo que ellos decidan, por mi encantado que viniese su hija también, así la conoceríamos y quien sabe...

Las mejillas de Jeremy se arrebolaron con las palabras de su padre. -¡No necesito novia! -Pensó en Yolanda, y en lo mucho que la amaba.

Al poquito, Eva se sentó con ellos en el sofá.

-¿Que me pierdo?

-Ahora te cuento, mi amor.
Autora Verónica O.M.

Continuará

Si vais a me llaman vero podréis ver unos truquillos...

19 comentarios:

Alfa Fon-Amor dijo...

Esto se viene torciendo un poquito o me equivoco? abrazo.

Verónica O.M. dijo...

No, amiga, no te equivocas.
Veremos hasta qué punto es así.
Abrazos 🌸

Verónica O.M. dijo...

He actualizado una y otra vez este capítulo y al final quedaron sus letras de la misma medida.

Ester dijo...

Un personaje nuevo (o dos) puede cambiar el rumbo. Un abrazuco

Verónica O.M. dijo...

Muy buena percepción, Ester, cambiará y de qué forma...
Abrazos, feliz día 🌹

Sara O. Durán dijo...

Jeremy, joven al fin... la hija de Lucas, linda. Hum... no nos precipitemos, que luego Vero, hace atajo donde menos imaginábamos, jejeje.
Besos 🌼

AMALIA dijo...

Creo que la historia va a dar un giro.
Un beso y esperando la continuación.

Verónica O.M. dijo...

Ja,ja, me has hecho sonreír con tu comentario.
Besos 🌹

Verónica O.M. dijo...

Y crees muy bien, Amalia, gracias por la espera.
Un beso 🌷🌷

Rafa Hernández dijo...

Ya veremos si entre Lucas y si por fin va también la hija, no se lía un potaje de tres pares de cojones. Nos quieres matar en cuatro días Verónica, con soltar las cosas con cuenta gotas; serás joía jajaja.

Besos,

Verónica O.M. dijo...

Si publico todos los capítulos de una vez, dime si los ibas a leer?
Besos, buenas noches, Rafa

llorenç Gimenez dijo...

!Ummm!! Porque los padres siempre quieren guiar y dirigir.. en fin confió que Lucas se vaya de viaje con su hija por la Patagonia, y Jeremy pueda estar tranquilo..
Un abrazo..

Kasioles dijo...

Estaré pendiente de tu nueva entrada, tu relato ha prendido mi curiosidad y eso que ya me he perdido algo, trataré de ponerme al día.
Ha sido un placer venir a leerte.
Cariños.
kasioles

Verónica O.M. dijo...

Allí estarían mejor, ja,ja, pero no...
Un abrazo

Verónica O.M. dijo...

Gracias, Kasioles, deseo sea de tu agrado.
Besos 🌹

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Viene aquí la trama ? Nos pónes en ascuas con esta visita. Un abrazo. Carlos

JUAN FUENTES dijo...

Eres una poeta con mucha imaginación

Verónica O.M. dijo...

Esta visita puede dar un giro a todo.
Un abrazo

Verónica O.M. dijo...

Gracias, Juan.
Un abrazo