miércoles, 16 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 45 Y 46

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO Nº 45 novela

Paul abrió la puerta e hizo pasar antes a Celeste.

La chica entró disimulando su nerviosismo. Era la primera vez que aceptaba comer con un hombre a solas. Pero para ella aquel hombre no era un desconocido. 
Lo conocía por Lola, la mujer siempre tenía en la boca a su adorado Paul, ella hablaba maravillas de él y de su difunta madre.

Celeste, dejó su bolso en el recibidor, y colgado en un perchero de madera noble.

Paul,  fue al aseo a lavarse las manos y ella le siguió haciendo lo mismo. 
Después marcharon hacia la cocina para preparar lo que iban a comer. 

-¿Te gusta la tortilla de patatas?

-Me encanta. ¿Te puedo ayudar?

-¡Claro que no, eres mi invitada!

La chica lo observaba y su imaginación volaba. Era un hombre apuesto con el que no le importaría pasar el resto de su vida.
La voz de él la sacó de su ensoñación.

-Voy a cortar unos tacos de jamón ¿te gusta?

-Si, por supuesto.

-Voy a preparar la mesa. Comeremos en el salón.

-No es necesario. Me gustaría hacerlo en la cocina si no te importa.

-¿Estás segura?

-Claro, me apetece comer aquí.

-¿Vino?

-No, solo agua.

Comieron en silencio, y de vez en cuándo sus miradas se cruzaban.
Autora Verónica O.M.


SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO 46

-Muy rica la comida. Ha sido un placer haber comido contigo.

Él sonrió, sin duda aquella chica sabía cómo adularlo. Pero lo hacía con gracia y seriedad.
-¿Te apetece un café? Aunque te he de decir que es instantáneo, ya que es mucho más cómodo y rápido. Ya sabes, por la falta de tiempo.

-Está bien, no me desagrada en absoluto, y con un poquito de leche.

Paul fué a prepararlo y Celeste recogió la mesa.

Y nuevamente sus miradas se cruzaron. Ellas expresaban que se sentían atraídos... 

Él, no quería ir deprisa. Pensaba que las cosas había que madurarlas y esperar a que llegase su momento.

Y aquel parecía estar muy cerca, y cada segundo lo estaba un poco más.
Verónica O.M.
Continuará

8 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Bueno, aún nos dejas en suspenso...a pesar del acercamiento. Un abrazo. Carlos

Verónica O.M. dijo...

Mala hasta el final, ja ja.
Un abrazo

Sara O. Durán dijo...

Muy mala, malísima te portas con nosotros. Te encanta dejarnos en el ya casi con tus historias, jajaja. Ay, Vero.
Besos.

Verónica O.M. dijo...

Sara, al publicar tan extenso en algún momento tengo que parar.
Gracias.
Besos 🌸

llorenç Gimenez dijo...

Las buenas comidas, el buen café, y el buen filing ha de ser lento y reposado, que cale profundo..
Un abrazo Verónica..

Marcos dijo...

Una comida da para muchos mas temas de conversación, creo estaban demasiado cohibidos.

Verónica O.M. dijo...

Tomaremos nota, Llorenç.
Un abrazo

Verónica O.M. dijo...

Se conocen muy poco, todo llegará.
Un saludo