miércoles, 16 de noviembre de 2011

A FUERZA DE TROPEZAR

Si los años pudiesen
borrarse como si no
hubiesen pasado y
guardar de ellos
nuestras experiencias
la vida sería tan dulce
como los caramelos
esos que se deshacen
en nuestra boca y
nos dejan buen sabor

Por desgracia eso no
es nada probable
así que cada cual
carguemos con

nuestros errores
que se aprende
a fuerza de tropezar

Y tu cuantos tropezones?
si te digo la verdad
yo algunos aunque
pienso que es mejor
errar que estar en vida
muerto o muerta
Verónica

6 comentarios:

silvo dijo...

De los tropezones aprende quien reconoce sus errores y se progresa, muy a menudo nos decimos si hubiese sabido esto o aquello, parece que sabemos tarde pero no es cierto vale para próximas veces, la pena es el desconocimiento (por no haber tropezado) en momentos muy importantes, mejor chocar, sí, ya que significa que estamos en movimiento, besos

Beatriz dijo...

De los errores se aprende mucho. Está el viejo dicho que " lo qeu no te mata te fortalece"

Verónica dijo...

Para Silvo
Completamente de acuerdo contigo Silvo, nada que añadir lo has dicho tu y muy bien dicho.
Besos, feliz tarde

Verónica dijo...

Para Beatriz
Es cierto lo que dices, ese dicho es muy verdadero.
Feliz día
Besos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Lamentablemente no se nace aprendido...y quizás la renchera aquella sea sabia: "una piedra en el camino
me enseñó que mi destino
era ropdar y rodar.

Verónica dijo...

Para Carlos Augusto Pereyra Martínez
Nacemos no sabiendo nada, y poco a poco vamos aprendiendo.
Bonita la ranchera que mencionas, y muy cierta.
Besos