martes, 5 de mayo de 2015

TEMBLEQUE MAÑANERO... microrrelato

Simpática imagen de internet
Salía a la compra ya que siempre le faltaba algo...
Así que aprovechaba también para tomar su dosis diaria de sol.
Aquella mañana le ocurrió algo que tardaría en olvidar. Claro está de si lo conseguía alguna vez.
Vio un bulto extraño en la acera, la misma que pisaba todos los días. Si sus ojos no la engañaban ni sus oídos tampoco, había una criaturita llorando metida en un viejo canasto. Quiso tocarlo pero una fuerza inexplicable se lo impidió. Cuándo de pronto el bebé con voz grave y de persona mayor le dijo:
¡Picaste! jaja. 
Echó a correr y no paró hasta llegar a su domicilio. Sus piernas temblaban cómo un flan...
Autora Verónica O.M.

10 comentarios:

  1. Mujer no me extraña, un bebe que crece tan rápido asusta a cualquiera...je..je..
    Un abrazo Verónica...

    ResponderEliminar
  2. Como dice MAR, igual era un enano, y además con mala baba. Pues que no vaya jugado, que igual alguien, le pega a una patada en la cabeza. El título muy bueno: jajaja Tembleque Mañanero.

    Besos Verónica.

    ResponderEliminar
  3. Que sobresalto!!!

    Su reacción fue normal... ;)

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  4. Asì!!
    cualquiera sale espantado . . . ; )

    Abrazos Verònica!

    ResponderEliminar
  5. Bueno Bea hoy descansito, y si vives cerca del mar nada de envidia, ni si quiera de la sana, solamente por la horchata jajajaja, pero de eso hay en toda España.
    Aquí estoy medio morena ya, nada de escocer nada, soy de piel dura como las “las lagartas” que no hay quien las haga pelarse del sol, aunque sé que cambian la piel no sé si una vez al año.
    Hoy sábado la playa ha estado más animada, yo he salido tarde (12:30) y me encontre con vecinos que salude y que apenas me dejaron leer en la playa, pero todo es bueno, y la soledad a veces también es bueno compartirla para que no lo sea.
    En el verano me visitas… anda que no dices tú poca cosa, con las cosas que harás cuando estés libre de trabajo y solo quieras descansar, yo en esa época es cuando menos descanso, llegan mis hijos y mis nietos y la cocina siempre está funcionando como si fuese la “Pensión Lola” jajaja, pero todo pasa en unos días, a si es que si quieres venirte de pinche…
    Y lo de las bendiciones… no es mi costumbre, pero ahora que estoy en paz con Dios, me apetece que el proteja a los que quiero. Un beso mi niña, buen finde.

    ResponderEliminar

La letras tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...
Gracias por tu visita y comentario.