viernes, 8 de junio de 2012

SALVATORE

Imagen de internet
                                                    
Salvatore, es un hombre que por su apariencia, podría tener unos cuarenta y cinco años.
Presumido como el que más,  observa en el espejo todos sus gestos, y su perfil más atractivo.
Antes de salir a la calle, se coloca sus partes muy bien puestas, marcando paquete.
Piropea a toda mujer, da igual si es joven o no, delgada, llenita o gorda.
Para él, todas tienen su atractivo.
Aunque prefiere, a las que tienen más chicha (palabras de él, no mías, jaja)
A esas mismas, se las imagina haciendo cosas, y  se pone a cien.
Eso, le viene sucediendo desde que era un crío, tendría unos trece años.
Por aquellas fechas, tenía una vecina solterona de esas bien lustrosas, y la vio haciendo cositas ella sola, "inocentemente pensó, que mejor se las hiciera a él"
No piensa en casarse, imagina que siempre tendrá a una dispuesta para cualquier cosa.
Pero los años pasarán deprisa, se le caerá el pelo, echará buche, y no podrá atarse las bambas.
En fin, esta es la vida de Salvatore...
Verónica O.M.




                                                             

6 comentarios:

silvo dijo...

En cuanto a lo de los piropos se parece a alguien que conozco,debe saber lo que avisas que no siempre se está igual y adaptarse es fundamental, besos!

Verónica dijo...

Para Silvo
Bendito sea, tu conocido jaja.
"Adaptarse" tú mismo has dado con la clave.
Hay algunas personas, que no saben cumplir años, (da igual si se es hombre, o mujer que de todo hay) pienso que saberlos llevar (años) es todo un arte que no tod@s aprenden.
Besos, muy buena noche

Beatriz dijo...

Muchas personas viven cual adolescentes y no se enteran que el tiempo pasa para todos.

Verónica dijo...

Para Beatriz
Esas que dices, seguro ven los años pasar en los demás, pero en ellas no quieren verlo.
Besitos

Rafa Hernández dijo...

Salvatore de estos hay muchos Verónica, sólo piensan en el placer sexual pero lo malo para ellos es que algunos se creen que están muy "buenos" y son los que menos roscos se comen. Por supuesto el amor no va con ellos, sólo quieren el "traca traca", y cuando menos se lo esperan ya son unos solterones, panzones, medio torcidos y mellados que los he visto yo. Otros que dan hasta pena, ya que al final se ven solos y sin perrito que les ladre. "Por cierto a mí también me gustan más las gorditas, al menos que tenga donde agarrarme".

Besos Verónica.

Verónica dijo...

Para Rafa Hernández
Es muy cierto Rafa, de eso está el mundo lleno.
Y las gorditas, tienen mucho éxito, jaja.
No te pierdas el próximo post, seguro te vas a reír..
Besos, muy buena tarde-noche