lunes, 6 de agosto de 2012

QUERIDA CHABELA...

Imagen de internet


Un minuto de silencio,
para rendir honores
a una singular mujer.
Cantante de voz desgarradora,
nadie como ella para
cantarle a la vida,
la suya fue dura pero
de ella sacó sabiduría.
Cayó en ocasiones,
y se levantó más fuerte
gracias a su fuerza y ganas.
Querida Chabela Vargas...
 iluminamos, con nuestra luz
ese camino que has de seguir.
Mientras nos quedamos
con tus canciones, y al escucharlas
rezaremos una plegaria 
muy despacito para ti
Verónica O.M.






9 comentarios:

silvo dijo...

Gran homernaje, me encanta Verónica, este tipo de personas marcaron camino yh nos dejan el legado del mismo, dep, besos!

Ricardo Miñana dijo...

Muy sentido y precioso homenaje a una gran persona.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Rafa Hernández dijo...

Bonito homenaje el que le dedicas. Desde luego se ha ido una gran estrella, y dicen que además era una gran mujer.

Besos Verónica.

Verónica dijo...

Para Silvo
Me alegra te guste Silvo, y ojalá este poema no lo hubiera tenido que escribir, sería señal de que la gran Chabela estaría entre nosotros.
Nos deja un gran legado, y me consta que También grandísimos amigos que la tenían en gran estima, además de muchísimos admiradores en todo el mundo.
Besos, muy buena noche

Verónica dijo...

Para Ricardo Miñana
Muchas gracias Ricardo, me alegra te guste, eres muy amable.
Un abrazo, feliz semana

Verónica dijo...

Para Rafa Hernández
Muchas gracias Rafa, me alegra te guste.
Una grandísima estrella y mujer si señor, además con muchísima fuerza que transmitía cantando o simplemente hablando.
Besos, muy buena noche

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

NO habrá otra como Chavela...una canción de las que interpretaba, aquella de espíritu gélido:
Te dije adios,
y dijiste que nunca
nunca de olvidara...
Un abrazo. carlos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Una gran mujer y cantante. Fue ella, sin tapujos en la boca. UN abrazo. carlos

Verónica dijo...

Para Carlos Augusto Pereyra Martínez
Tienes toda la razón Carlos, pienso que se rompió el molde con ella.
Un abrazo, buen domingo