martes, 23 de abril de 2013

DOLORES (21)


Bonito dibujo de internet
novela escrita por mi


Llegó el martes...
Carlos llegó y tocó el claxon. Dolores y Luis salieron a recibirle. No venía solo, una mujer mayor le acompañaba. La ayudó a salir del coche.

Dolores al verla se llevó una muy grata sorpresa, parecía que Carlos la había podido convencer. Las dos mujeres se fundieron en un abrazo muy tierno.

-Dolores, estás muy guapa. El cambio de aires te ha sentado muy bien.

-Julia, este es Luis. ¿Te acuerdas de él?

-Claro, Carlos ya me ha contado. -La mujer le estampó dos besos en las mejillas, dejándole los labios marcados en ellas. 
-Te he manchado, déjame que te limpie.

-No te preocupes, Julia. Te veo fenomenal.

-Tan galante, cómo hace tantísimos años.

Las hermanas se metieron para adentro de la casa. Luis ayudó a Carlos, con la maleta de Julia, bolsas llenas de alimentos, y otras cosas para el hogar.

-Dolores, parece que te has quitado de encima un buen montón de años. El amor parece obrar maravillas.

Dolores sonrió por las ocurrencias de su hermana. Parecía como si de golpe hubieran retrocedido en el tiempo, y fuesen aquellas jovencitas tan llenas de vida e ilusión.

Mientras los hombres se encargaban de las bolsas y colocar las cosas en su lugar, ellas se dirigieron a la antigua habitación de Julia.

-¡Cuantos años fuera del hogar! Por culpa de aquello, nos marchamos de un sitio tan bello y tranquilo. ¡Pobre papá! Y nosotras toda la vida creyendo que hizo aquello, si bien pensado era absurdo. Algo no cuadraba en la historia que nos contaron.

-A nosotras no nos cuadró nunca. No me explico como mamá conociéndolo tanto creyó aquello. ¿Para cuánto tiempo vienes?


-No lo se. Ya veremos.


-Me alegra que hayas venido. Te vendrá bien estar aquí. Los viejos fantasmas desaparecerán para siempre. Ya verás.


-Seguro que si. ¿Dolores, quieres a Luis? -la mujer de un tema pasó al otro en décimas de segundo.


-Aunque suene feo decirlo a mi edad. Estoy loca por él.


.Así me gusta, ya has perdido demasiado el tiempo. No sabes lo que me alegro por ti.


Las hermanas se abrazaron, y así salieron para el comedor dónde las esperaban aquellos dos hombres tan generosos.

Autora Verónica O.M.
Continuará

10 comentarios:

ion-laos dijo...

De vez en cuando hay momentos agradables, ya veremos...

Besos Vero.

Verónica dijo...

Para ion-laos
Muy cierto. Esperemos que tengan muchos más.
Besos, Yolanda

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Vero, intentaremos seguir el hilo de tu relato.
Gracias
Con ternura
Sor.Cecilia

Verónica dijo...

Para Sor.Cecilia Codina Masachs
Hola Sor.Cecilia. Muchas gracias por hacerlo.
Besitos

silvo dijo...

Bien por la hermana, la madre quizás creyó lo que se quiso creer ya que la realidad era demasiado besos

Verónica dijo...

Para silvo
Se alegrará Julia, jaja.
Aquella realidad era muy dura, en la aldea todos supusieron que el hombre se suicidó incluida su mujer, sus hijas no tanto, había algo que no les cuadraba demasiado (listas las niñas) hoy señoras de cierta edad.
Besos

Nieves dijo...

Bueno esto va como la seda....

Que bonito!

Besos Vero :)

Rafa Hernández dijo...

Bueno pero ya veremos si ahora entre los cuatro no surge alguna trifulca: Lo veo todo color de rosa, y me parece que habrá algo que se nos escapa. "Esperamos desenlaces".

Besos Verónica.

Verónica dijo...

Para Nieves
Parece que si va (como la seda) Me alegra te guste.
Besos Nieves

Verónica dijo...

Para Rafa Hernández
Esperemos que no pase, aunque nunca se sabe.
Desenlaces, todavía falta un poco. Paciencia...
Besos Rafa