miércoles, 18 de abril de 2012

ANTIGUAMENTE

Viñeta de Don Antonio Mingote de internet

Antiguamente se besaba
la mano a las damas,
se cedía el asiento
a los ancianos y embarazadas,
y por todos se miraba.
Ya de esto, no queda
nada por desgracia.
Los tiempos acabaron,
con la buena educación
de Pilar, Manuel, José
y de todo aquel
que se dejó llevar,
por modernismos
mal entendidos...
Verónica


10 comentarios:

Teresa dijo...

Muchos no se dan cuenta que el respeto nos hace humanos, y sin perder por ello la libertad. Ahora parece que lo que boga es el libertinaje. Vamos para atrás, como el cangrejo; pero seguro que no nos toparemos con la buena educación, esa se extinguió como los dinosaurios.

Bello homenaje a un palabra casi extinta en su uso.
Besitos y buena noche.

Beatriz dijo...

Yo creo que los buenos modales y la buena educación no deberían terminar nunca

Verónica dijo...

Para Teresa
Muchas gracias amiga, me alegra te parezca de esa forma.
Por desgracia en las calles, se hace notar mucho esa mala educación con los demás.
Besos, muy buena noche...

Verónica dijo...

Para Beatriz
Y crees muy bien, debería ser como dices.
Muy buena semana
Besos

silvo dijo...

En esta sociedad sin valores auténticos no es extraño, es yo, yo y luego yo, no importa el como eres si no lo que eres, lo que cuentas en el poema es un reparto voluntario de las posibilidades existentes, lo de ahora es egoismo, besos!

Rafa Hernández dijo...

Cierto lo que has relatado y lo que estáis comentando. El respeto, la educación y sobre todo los buenos modales ya los hemos perdido, pero esto ya hace años. Yo he visto el autobús o el metro ir repleto de gente, y cuando se han abierto las puertas, gente joven y no tan joven entran como toros, para que la embarazada que les viene detrás no les quite el sitio.

Besos Verónica.

Verónica dijo...

Para Silvo
Comparto tu opinión Silvo, es tal y como dices, nos guste o no.
Besos, muy buena noche

Verónica dijo...

Para Rafa Hernández
Tienes razón Rafa, y que feo actuar como cuentas. Se han perdido todos los valores, y hasta la vergüenza.
Besos, muy buena noche

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La sociedad de consumo, el interés por el capital todo lo degrada...hasta el hecho de ser gentil. Un abrazo. Carlos

Verónica dijo...

Para Carlos Augusto Pereyra Martínez
Es cierto Carlos, que triste que ocurra eso.
Un abrazo, feliz semana