viernes, 15 de junio de 2018

NO QUIERO IRME TODAVÍA 3

NO QUIERO IRME TODAVÍA CAPÍTULO N°3 novela

Simpática imagen de Internet 

                                                  A
 los pocos minutos de marcharse el diablo, Manuel descansaba en la cama y ya jamás despertaría.
No sufrió, ni le dio tiempo a darse cuenta que se iba, el diablo sin duda le ayudó a ello. 
Murió y al momento se dio cuenta que salía de su cuerpo. Se observó a si mismo allí durmiendo para siempre. Pero sin embargo él estaba allí de pie y nada le dolía.

Vio a Maite entrando en la habitación, y la cara de felicidad que se le quedó al verlo tieso.
-Anda Manuel, ya estás en el otro barrio, ja,ja. ¡Ya era hora, hombre!

Mientras tanto Manuel en su nueva vida de espíritu decía sin ser visto ni escuchado.
-¡Hija de puta!

Cogió su teléfono móvil y buscó en la agenda el número del médico al que llamó a continuación.
-¡Ya se ha muerto, mi amor!  ahora podremos estar juntos. Cuanto antes se lo lleven de aquí mejor.

-Se comedida, Maite. Que no se te note lo contenta que estás, pica bastante cebolla, que los ojos se te pongan bien rojos. Dentro de un rato estaré ahí con un colega forense.


Mientras tanto Manuel hacía sus propias conjeturas, su mujer y el médico se entendían, eran lo peor de lo peor. Ya verían estos dos...
-¡Me las vais a pagar!

La mujer hizo lo que su amante le aconsejó, los ojos los tenía rojísimos como de haberse hartado de llorar. Y así lo creyó el otro.

-¡Está muerto!
Certificaron los dos.

-¿Cuando se ha quemado la mano?
Preguntó el forense.

-¡No sé!
 La mujer no sabía que contestar ante aquello, era muy extraño ya que apenas se podía levantar sin la ayuda de ella.

En un plis plas sacaron a Manuel de la casa, con la ayuda de los del seguro de muertos que tenían desde que se casaron.

Al día siguiente, se desharía para siempre de él enterrándolo.

Aunque no sería así del todo, Manuel se acomodó en el sofá dispuesto a que llegase su momento para empezar a vengarse.

-¡Te vas a enterar Maite, y tú  medicucho de pacotilla! Y yo como tonto contándole nuestras intimidades a semejante sinvergüenza, sois tal para cual. Ni por la cabeza se me podía pasar esto.
Continuará
Autora Verónica O.M.

BUEN FIN DE SEMANA 

6 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

La cascó antes de lo que esperábamos por lo menos yo, creía que iba a durar más. Me equivoqué al decir que era más malo él que el demonio, porque ahora veo que tenía motivos más que sobrados para odiar a la mujer; así que dándosela con queso con el médico, pues ahora se va a enterar la ¡hija de puta! jajaja esto lleva un ritmo trepidante.

Besos Verónica.

Sara O. Durán dijo...

Jajaja.... muy, pero muy bueno, Vero. Estás incontenible de prolífica, te felicito.
Besos y caramelos 🍬 de anís, canela o menta. Tú eliges de cuáles.

Verónica O.M. dijo...

Rafa, en ocasiones las cosas no son lo que parecen...
Ahí queda eso, ja,ja.
Besos

Verónica O.M. dijo...

Gracias, Sara, pero la novela ya está escrita y consta de veinticinco capítulos.
Todos, los de canela no los he probado nunca y los otros me gustan, merçi beaucoup.
Besos 🌷🍀

AMALIA dijo...

Vaya situación intensa.
Seguro que prepara su venganza...
Besos

Verónica O.M. dijo...

Ja ja, si que la prepara.
Besos, feliz fin de semana 🌹