Ck.

miércoles, 20 de junio de 2018

NO QUIERO IRME TODAVÍA 5

NO QUIERO IRME TODAVÍA CAPÍTULO N°5

Simpática imagen de internet

                                               
Al rato de marcharse Jorge, la mujer ya estaba arrepentida de haber respondido de mala manera. Analizó desde todos los ángulos lo que había pasado desde que el hombre entró en su vivienda, pensó que cuándo él cayó al suelo fue de lo más extraño...

Ella tampoco vio que su amante la pegase. ¿Cómo pudo hacerlo sin ella haberlo visto?

Debería ir a pedirle perdón, pero después de la bofetada, y sobre todo de la gran patada en sus partes, era muy violento personarse en el ambulatorio, él no querría verla y a su pesar lo entendía.

Pensó en que mañana sería otro día, así que volvió al dormitorio, y ella sola intentó acabar lo que Jorge había empezado, ya sabía que no sería lo mismo, pero sería mucho mejor que nada.

Estando en la labor sintió una gran corriente de aire, se había abierto la ventana de golpe, no le quedó más remedio que dejar lo que estaba haciendo e ir a cerrarla.

El espíritu del difunto disfrutaba de lo lindo siendo tan impertinente. Aunque ahora la dejaría tranquila un rato, para saber como se lo montaba ella solita.

Nunca imaginó que Maite hiciera esas cosas, estaba visto que no sabía de ella nada más que lo justo, y quizás ni eso.

La mujer intentaba hacer el menor ruido, sin saber que allí delante estaba el espíritu de su difunto, mirándola. 
Acabada la faena fue a ducharse.

El espíritu viendo lo visto se había hecho muchas cruces, después se acordó de que  había hecho tratos con el diablo y se las quiso limpiar.
Nunca pensó en ser tan malo...

Maite no tenía hambre, así que se acostó. Dejó abierta la luz de la mesilla de noche, ya que últimamente no le agradaba la oscuridad.

-¿Desde cuándo? Desde que había enviudado.

El espíritu se puso a sus pies, cuándo ella se durmiese la haría cosquillas en las plantas de los pies.
Y eso mismo ocurrió... 
Sintió las cosquillas y se despertó dando patadas como una loca, 

En toda su vida el difunto se lo había pasado tan bien.
-Estoy como un chavalín con zapatos nuevos ja,ja,ja. La dejaré dormir que me huelo que irá al ambulatorio a disculparse.
Me lo voy a pasar pipa con ellos, ja,ja,ja.
Autora Verónica O.M.
Continuará 

lunes, 18 de junio de 2018

NO QUIERO IRME TODAVÍA 4

NO QUIERO IRME TODAVÍA CAPÍTULO N°4 novela


Simpática imagen se Internet 

Por suerte para Maite todo ya había pasado, su difunto ya descansaba en el cementerio al que pensaba ir muy poquito, argumentando que era incapaz de imaginarse que se había ido para siempre y no poder verlo más.

Sus vecinos la creerían, ya que a ojos de ellos habían sido un matrimonio modélico. 

La vida empezó de nuevo sin él. Había dejado caer en el vecindario que estaba muy depresiva, apenas se arreglaba para salir a la compra porque había que guardar las apariencias.

Sus vecinos, no pensaron mal cuando vieron al médico entrar en el piso, sin duda ella necesitaba de sus cuidados ya que la pobre parecía estar pasándolo muy mal.

Cuando el hombre entró en la vivienda, Maite se desmelenó, lo esperaba maquilladísima y con un salto de cama color negro y transparente y un diminuto tanga a juego.
Eso si, todo muy en silencio, no quería que los vecinos se percatasen de nada.


El espíritu, se puso de muy mala leche al ver tanta desfachatez delante de sus narices.
-¡Os vais a enterar! 

¿Qué se le ocurrirá a este espíritu? ahora lo sabréis.

El médico, de nombre Jorge, acariciaba a la mujer y ella se retorcía de placer.
Maite a su vez, le hacía unas cositas que nadie jamás se las había hecho. Estaba encantadísimo de tener a su entera disposición una hembra viciosa como aquella.
Y estando tan acaramelados... sintió como si alguien lo hubiese empujado fuertemente, el hombre cayó de la cama y dio con su  nariz en el duro suelo, empezó a sangrar poniéndolo todo manchado de sangre.


La mujer se bajó corriendo de la cama, para ver que le había pasado.

-¿Jorge, estás bien?

-¡Alguien me ha empujado!

-¡Que cosas dices! Aquí no hay nadie más que nosotros, eso es imposible.

Fueron hacia el cuarto de baño, se lavó la cara y puso algodón en sus fosas nasales, estaba un tanto cómico al sobresalirle de ellas un poco.

El espíritu, no paraba de reir ja,ja,ja,ja.

Y de nuevo marcharon hacia el dormitorio, el hombre ya no se fiaba.


-Espero que no me dejes a medias otra vez.

-No ha sido por mi culpa, mujer.

-¡Ay estos hombres, que blandengues son!

Empezaron todo el ritual de nuevo, al poco rato fue la mujer la que sintió como si alguien le diese un fuerte bofetón.

¿Pero como pudo ser, sin ella darse cuenta?
-¿Pegas a las mujeres? ¡Eso no te lo pienso consentir!


-Maite, yo no he sido.

-¿Y entonces quien fue? No me hagas reír.
La mujer, con la cara desencajada le dio un fuerte bofetón y una gran patada en semejante lugar.

El hombre se retorcía de dolor, estaba deseando salir de allí y  se vistió como pudo, pero antes de irse.

-Estás loca. ¡Aquí se acaba todo entre nosotros, no me esperes nunca más, ninfómana!

El espíritu se reía a carcajadas, se asombraba que no pudieran verlo, ni escucharlo.
Autora Verónica O.M.
Continuará 

viernes, 15 de junio de 2018

NO QUIERO IRME TODAVÍA 3

NO QUIERO IRME TODAVÍA CAPÍTULO N°3 novela

Simpática imagen de Internet 

                                                  A
 los pocos minutos de marcharse el diablo, Manuel descansaba en la cama y ya jamás despertaría.
No sufrió, ni le dio tiempo a darse cuenta que se iba, el diablo sin duda le ayudó a ello. 
Murió y al momento se dio cuenta que salía de su cuerpo. Se observó a si mismo allí durmiendo para siempre. Pero sin embargo él estaba allí de pie y nada le dolía.

Vio a Maite entrando en la habitación, y la cara de felicidad que se le quedó al verlo tieso.
-Anda Manuel, ya estás en el otro barrio, ja,ja. ¡Ya era hora, hombre!

Mientras tanto Manuel en su nueva vida de espíritu decía sin ser visto ni escuchado.
-¡Hija de puta!

Cogió su teléfono móvil y buscó en la agenda el número del médico al que llamó a continuación.
-¡Ya se ha muerto, mi amor!  ahora podremos estar juntos. Cuanto antes se lo lleven de aquí mejor.

-Se comedida, Maite. Que no se te note lo contenta que estás, pica bastante cebolla, que los ojos se te pongan bien rojos. Dentro de un rato estaré ahí con un colega forense.


Mientras tanto Manuel hacía sus propias conjeturas, su mujer y el médico se entendían, eran lo peor de lo peor. Ya verían estos dos...
-¡Me las vais a pagar!

La mujer hizo lo que su amante le aconsejó, los ojos los tenía rojísimos como de haberse hartado de llorar. Y así lo creyó el otro.

-¡Está muerto!
Certificaron los dos.

-¿Cuando se ha quemado la mano?
Preguntó el forense.

-¡No sé!
 La mujer no sabía que contestar ante aquello, era muy extraño ya que apenas se podía levantar sin la ayuda de ella.

En un plis plas sacaron a Manuel de la casa, con la ayuda de los del seguro de muertos que tenían desde que se casaron.

Al día siguiente, se desharía para siempre de él enterrándolo.

Aunque no sería así del todo, Manuel se acomodó en el sofá dispuesto a que llegase su momento para empezar a vengarse.

-¡Te vas a enterar Maite, y tú  medicucho de pacotilla! Y yo como tonto contándole nuestras intimidades a semejante sinvergüenza, sois tal para cual. Ni por la cabeza se me podía pasar esto.
Continuará
Autora Verónica O.M.

BUEN FIN DE SEMANA 

miércoles, 13 de junio de 2018

NO QUIERO IRME TODAVÍA 2

NO QUIERO IRME TODAVÍA CAPÍTULO N°2 novela
Imagen de Internet 


Maite dejó de cantar un momento. Escuchó hablar a alguien y supuso que era Manuel que la llamaba.

-¿Estás bien amor? Si me necesitas ahora mismo voy, pero será cuando me seque las manos.

Manuel a continuación y muy rápidamente alzó la voz lo poco que pudo.
-No es necesario, Maite. Hablaba solo y estoy bien.

-Vale, amor. Voy a seguir fregando.

-¡Mira que es pesada!
Dijo en voz muy baja y para que no se percatase de que tenía aquella extraña visita en la habitación.

-¡Parece, que no la quieres demasiado!
 Afirmó el diablo con cara de felicidad

-La quería a mi manera. Pero me enteré que me voy a morir, y me da rabia cuando me dice mi amor en ese tonito, que me imagino es porque sabe que las voy a palmar muy pronto y se va a deshacer de mi. Si mis fuerzas me lo permitieran a esta le iba a amargar mis últimos días. Pero hay que joderse hasta el final.

-¡Mira que eres malo! Si te hubiese conocido antes tú y yo hubiéramos sido muy buenos amigos te lo aseguro ja,ja. Y como no tengo todo el día... que debo visitar a otros medio moribundos. A lo que he venido.
Mi trato es el siguiente: Cuando las palmes te podrás quedar en tu casa, tu mujer no te verá ya que serás un espíritu, y por lo tanto in-vi-si-ble, podrás resarcirte de tu muerte haciendo maldades. ¡Pero ojo! en el momento que dejes de hacerlas, vengo y te llevo conmigo. En el infierno te asarás de calor, te lo aseguro, aunque a veces alguna fiestecita nos damos también, pero eso solo en las fiestas que en la tierra son de guardar, pues nosotros en el infierno no las guardamos. ¿Estamos?

-De acuerdo. ¿Y eso de que seré un espíritu? Como viviré? ¿Podré comer? ¿Dormir?

-En cierta manera vivirás, que eso ya es mucho para un palmao, no necesitarás comer, ni dormir, solamente estar alerta, y cuando puedas a hacer maldades. Ese es el trato. ¿Que te parece?

-¡Bien! La verdad es que me gustaría no tener que palmar, pero como eso es imposible acepto el trato.

Al darle la mano al diablo, Manuel sintió una gran quemazón en ella.

-¡Ay iluso! ¿Es que se te ha olvidado que soy el diablo?

Y como vino se marchó.
A Manuel le quedó una sonrisa perversa en sus labios y también la mano derecha chamuscada.
Continuará
Autora Verónica O.M.

NO QUIERO IRME TODAVÍA 1

NUEVA NOVELA 

NO QUIERO IRME TODAVÍA CAPÍTULO N° 1 novela


Imagen de internet

El hombre llevaba un tiempo enfermo, al principio no pensó que fuera tan grave ni imaginaba que podía morir tan pronto.

Observaba a su mujer, Maite y pensó que todavía estaba de buen ver, y si él las palmaba seguramente  encontraría a otro que le calentase el cuerpo y  la cama.
Y eso no le gustó en absoluto.

Cada día se sentía peor y casi aceptó que aquel era su destino ya que nada podía hacer por evitarlo.

Una mañana al ir a levantarse tuvo una aparición. Una bestia muy fea vino hacía él. 

Al principio se echó para atrás pero inmediatamente se dio cuenta que no venía a hacerle nada malo. 
Parecía venir en son de paz.

-¿Manuel, sabes quien soy?

-¡Anda, si sabes hablar!

-Menos chuflas, te hice una pregunta. ¿Sabes quien soy?

-¿Eres el diablo?

-Pues claro que lo soy.
Mírame bien por si tienes alguna duda.

-¿Y que quieres de mi?

-Veo que te vas a morir y me parece que no te hace gracia. Así que vine a ofrecerte un trato.

Manuel lo miró a los ojos y los tenía inyectados en sangre. 
Se podía imaginar hasta el rabo aunque lo llevase tapado.

-He observado que te vas con pena de este mundo y como soy muy generoso cuando las palmes te dejaré que vagues por aquí a tu antojo. ¿Que te parece?

Manuel pensó, que aquel diablo estaba completamente chiflado,  pero como nada perdía le dejó hablar y explicarse.

-¿Porqué te vas con pena si esta vida es bastante ingrata?

-Porque dejo sola aquí a mi mujer y pienso que poco tardará en buscarse a otro. Eso me da mucha rabia.

-Parece que tu eres de los mios, ja,ja. Estoy convencido que haremos trato.

-¿Y que me vienes a ofrecer?

-Es largo de contar, así que me sentaré. ¿Puedo?

-Pues claro que puedes. Ven,  te hago un sitio aquí a mi lado.

El diablo se sentó en la cama. Mientras en la cocina se oía cantar a Maite, que estaba muy contenta aquella mañana. 
¿Porqué sería?
Autora Verónica O.M.
Continuará 

viernes, 8 de junio de 2018

SER FELIZ

Necesitaba...
de tantas cosas
para vivir
sin darse cuenta
que le faltaba
su propia estima.

Hasta que un día 
se dijo:
 "Basta 
las cosas no me llenan
debo encontrar 
la manera 
y con menos
ser feliz"
Verónica O.M.

jueves, 31 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 58 FINAL

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO 58 FINAL novela

Celeste dejaba el piso de alquiler dónde había vivido sus últimos dos años.

A su casera le supo muy mal que se marchara. Nunca había tenido ningún problema con ella, pagaba con puntualidad, el piso lo tenía limpísimo, además de ser muy cariñosa con ella y con quienes la trataban.
Era normal que una mujer joven, guapa, y tan buena persona, hubiese encontrado a alguien que la quisiera. Se alegró por ella. Todo lo bueno que le viniera en el futuro lo tenía más que ganado.

Quedó en sacar sus cosas antes de finalizar el mes.

-Celeste, no hay prisa, tómate el tiempo que necesites. No tengo claro si lo volveré a alquilar. Todo hay que decirlo, otra persona como tú no sé si la volvería a encontrar.

Y más tarde iría a visitar a su amiga Lola, la mujer ya estaba recuperada de la pierna y aunque ya no necesitaba de su ayuda ella siempre que pudiese la iría a visitar.
Y también tenía que hablar con el señor cura...

Y estoy segura de que quienes estáis leyendo pensáis...
-¿Para que los casen?

-¡Oh, no, de momento no! Por cuestiones del voluntariado de Celeste.

La pareja vivirán juntos un tiempo. Pero una que todo lo sabe les augura solteros muy poquito, ambos querrán casarse en cuánto ella perciba que va a ser madre

Y seguro os estáis preguntando.
¿Y eso cuándo será?

-Impacientes... cuatro o cinco meses, más no, si acaso uno menos.

Paul pasó por la peluquería-barbería de su amigo Juan y le dió la buena noticia, lo hizo antes de abrir la tienda.
Se abrazaron muy contentos.

Lo demás lo solucionarían con el día a día. Serán felices, comerán si les gustan las perdices, la criatura cuándo nazca tomará el pecho, biberones, papillas, crecerá, más, más todavía...
El abuelo conocerá a su nieto, podrá disfrutar de su familia por mucho tiempo.
Lola llorará de emoción sabiendo que su sobrino e hijo están en paz.
Y a Luisito todavía le queda despedirse de su padre antes de irse al infinito...
Le besará en la mejilla, le acariciará el rostro, y con su manita derecha le dirá adiós.

Y os preguntaréis...
¿Será una alucinación?

-¡No! el hombre estará despierto.
FIN
Autora Verónica O.M.

Deseo os haya gustado, y gracias a quienes la habéis seguido.
ACEPTO CRÍTICAS...

martes, 29 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 57

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO 57 novela

Mañana sería lunes y día laborable. Deberían volver a sus respectivos trabajos, pero no tenían ninguna prisa por acostarse. 
Hablaron muchísimo de lo que serían a partir de ahora sus vidas. Ninguno de ellos, había pensado nunca en convivir con alguien tan pronto y sin apenas conocerse.
Sin duda por no haberse tropezado con alguien tan especial como ellos mismos lo eran.

-Celeste, vamos a la cama. Mañana hay que levantarse pronto.

-Vamos. 
Dijo ella mirándolo a los ojos. Los de ambos tenían ese brillo que da amar y saberse amados.

Se acostaron. No hubo sexo... pero se sintieron muy bien rozando piel con piel.

Al rato ya dormían plácidamente. Sus rostros eran la viva imagen de la felicidad.

Alguien los observaba dormir. Ya era hora de partir a ese otro lugar dónde las almas desencarnadas le esperaban. Y una de ellas era su madre que murió hacía tanto...
Pudo haberse ido mucho antes, pero no pudo hacerlo. Quiso a Luisa la madre de Paul, como si de una madre se tratase, y no pudo abandonarla sabiéndola sola. 
El hijo que tuvo le recordó tanto a él mismo, que decidió quedarse hasta que pudiese.
Y ya no podía demorar su marcha ni un minuto más. 
Los miró dormir unos momentos... y después puso sus labios en una de las mejillas de Paul, él se movió y siguió durmiendo. 
Después acarició el pelo de Celeste. Ella lo percibió a la perfección, despertándose.

La sombra de Luisito desapareció de la habitación.

Celeste despertó a Paul. 
-¿Has percibido algo?

-Si. El beso que me has dado.

-¡No he sido yo! 

-Luisito. ¡Ha sido Luisito!

Intuyeron que ya se había despedido para siempre...
Autora Verónica O.M.
Continuará

EL CAPÍTULO PRÓXIMO FINAL.
.GRACIAS.

NOVELA DE MISTERIO 56

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO 56 novela

En el camino de vuelta, quedaron en que Celeste se quedase en casa de Paul. Estaban enamorados hasta la médula, así que porqué no convivir ya juntos.
De momento, lo harían allí en casa de su madre. Después se instalarían en su propia casa.

Celeste, vivía en un pequeño piso de alquiler, así que lo dejaría muy pronto. Pero antes, debería empaquetar cuanto poseía, que no era demasiado y hablar con su casera.

Una ducha antes de dormir... Primero lo hizo Celeste. Una vez su cuerpo secado, se puso un albornoz de Paul, le tapaba las piernas al completo.

Al salir él, se la encontró sentada encima de la cama esperándolo.
-¿Tienes hambre? 
Dijo en tono bajito.

-No, por Dios. Estoy llena, con todo lo que hemos comido.
Lo -Un vaso de leche, si que tomaremos.

Se dirigió hacia la cocina, Celeste a su vez lo acompañó.

-¿Quieres que lo prepare yo?

-Ni hablar, lo haré yo. Tú eres mi invitada.


-¿Sólo eso?


-Claro que no. Ya sabes lo que eres para mi. Eres la mujer que esperaba, ya sabía yo que un día llegarías. Ahora me explico el porqué nunca tuve prisa.


-Eres un cielo, Paul. Para mi eres y serás el único y definitivo.


-Eso nunca se sabe, fíjate en mi, pensaba como tú y me separé.


-Yo lo sé, no me preguntes el porqué pero tengo la certeza de que será así.


Se abrazaron, y un beso interminable les hizo olvidar que el microondas se había detenido y los vasos permanecieron mucho rato en su interior.

Autora Verónica O.M.
Continuará

SOLAMENTE QUEDAN DOS CAPÍTULOS PARA FINALIZARLA 

lunes, 28 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 55

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO 55 novela

El padre resultó ser muy ameno. Estaba muy contento últimamente porque su vida había dado un giro espectacular. Su hijo lo había buscado viniendo a él en son de paz, demostrándole respeto y pensó no merecerlo demasiado. 
Dio gracias a esa fuerza superior que todo lo puede. Sus últimos años le resarcirían de todo lo sufrido con anterioridad.
Perdió a su primera mujer, después a su hijo Luisito, al poco el abandono de Luisa, la madre de Paul (la mujer no pudo aguantarlo más) Todo aquello lo volvió un hombre amargado. Y ahora,  cuándo ya no esperaba nada su vida cambiaba.

-Hijo, no te lo tomes a mal, pero me quedo aquí en mi casa y dónde he vivido tantos años...
Podéis venir cuándo gustéis, estaré encantado de vuestra visita.

Ni por activa, ni por pasiva, no hubo forma de hacerle cambiar de opinión. Y para nada quería ser una carga...

Y se despidieron con un hasta muy pronto...
Autora Verónica O.M.
Continuará

QUEDAN MUY POQUITOS CAPÍTULOS PARA FINALIZARLA (3)

jueves, 24 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 53 Y 54

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO 53 novela


¿Tienes algo que hacer el domingo?
Preguntó Paul.

-Por la mañana limpiar y por la tarde aburrirme. No soy de salir demasiado...

-Entonces... ya tienes salida, podrias acompañarme.

-¿Dónde?

A ver a mi padre. 

-Cuenta conmigo.

Paul la atrajo hacia él y ella se cobijó en sus brazos. Ninguno de ellos pronunció palabra y se dejaron envolver por aquel mágico momento...

Llegó el domingo y fué a recogerla. Se la encontró dándose el último retoque en los labios con un gloss sin color y mucho brillo.


-Hoy es un gran día.
Dijo Paul. 

Ella le miró y sonrió...
Autora Verónica O.M.
Continuará 


SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO 54 novela

Antes de llegar a casa de su padre, Paul paró en un bar dónde preparaban comida para llevar a casa. Fue Celeste quien la escogió, aunque ella hubiera preferido no hacerlo, aunque nada dijo. Él la puso en aquel compromiso.

Llegaron... y el hombre andaba por el pequeño jardín, observando lo que al día siguiente debería hacer. Cuándo su hijo paró el coche frente a la cancela, abrió la puerta. Venía con alguien, y se preguntó quien sería aquella bonita joven.
Tardó poco en averiguarlo.

Los hombres se abrazaron. El padre estaba emocionado e intentaba por todos los medios parecer tranquilo, pero su trabajo le estaba costando. Desde que supo de Paul su nerviosismo era latente, y por mucho que lo intentaba no era capaz de controlarlo. Empezaba a ser otro y sintió que se estaba reconciliando con el mundo.

-Padre, te presento a Celeste. Tu futura nuera.

Celeste lo miró esbozando una media sonrisa, pero estaba cortada y avergonzada. 
No sabía que era más adecuado, si besarle o tenderle la mano.

Pero el hombre le resolvió el dilema. La besó y le dijo muy contento y amable.
-Bienvenida, Celeste. Es un placer conocer a la futura mujer de mi hijo.

-Muchas gracias, encantada de conocerle.

-Conocerme, por favor.

Ella le sonrió agradecida.

Y entraron en la casa, dónde permanecieron por varias horas. Ya parecían una hermosa familia, sintiendo en sus corazones 💕 que estaban en proceso de serlo. Tan solo les faltaba tratarse un poco más...
Autora Verónica O.M.
Continuará                   

miércoles, 23 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 52

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO Nº 52
                                                   
Era mediodía y Paul ya había cerrado la tienda. Esperó en la calle a que llegase Celeste. 

La chica, andaba todo lo deprisa que podía con los tacones de sus preciosos zapatos negros.
-Siento que me hayas tenido que esperar. Pero tuve que hacer un recado, además he estrenado zapatos.

-Son muy bonitos. Y esperarte ha sido un placer.

-He traído la comida para los dos.

-No era necesario, pero te lo agradezco de veras. Así, aprovecharemos el tiempo para hablar.

En una bolsa de plástico, llevaba las viandas.

Llegaron a la casa, y en un plis plas ya estaban comiendo.
Había traído, ensalada de pasta de colores, pollo a la vinagreta, y dos grandes flanes caseros. Y para beber, una botella de vino tinto Faustino I.

-¡Me encanta esta casa!
Sabía que allí él había nacido, y que había vivido hasta que se casó.
-
A mi también. Y mi madre  estaría contenta de escuchártelo decir.

Escucharon un ruido, y volvieron los dos la cabeza

-Qué es eso? 
Preguntó ella.

-¿Crees que estoy loco?
Preguntó él, mirándola directamente a los ojos.

-Para nada. ¡Vaya pregunta!

-Es Luisito, que quiere hacerse notar.

Y nuevamente, sonó el ruido de algún mueble arrastrado.

-Hay almas que nos acompañan por algún motivo. 
-Dijo Celeste, con el rostro serio y creyendo lo que decía.

-Luisito está conmigo. Gracias a él he sabido algunas cosas que nadie me contó.
Autora Verónica O.M.
Continuara                     

lunes, 21 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 51

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO Nº 51 novela

Celeste abrió la puerta con la llave que la mujer le había entregado el primer día, cuando vino a ayudarla y enviada por el cura, se la encontró sentada y viendo la tele. 
La anciana al verla entrar bajó el volumen.

-Hola, Lola. Buenas tardes.

-Hola, Celeste. La tarde es buena gracias a ti.

-Eres tremenda, Lola, ja,ja, ya veo que estás arreglada. Pediré un taxi, y nos vamos al médico para ver cómo va tu pierna.

-Seguro que ya está bien y gracias a tus cuidados.

-Ya sabes, que lo hago con  gusto.

-Lo sé, pero no es muy normal que una chica tan joven y guapa, se dedique a ayudar a los demás como haces tú.

-Sea normal, o no, me encanta hacerlo. Pienso que todos necesitamos de los demás.

Pidió un taxi.

Al llegar, el taxista tocó el claxon.

Lola se apoyó en un bonito bastón. Celeste cerró la puerta con dos vueltas de llave.

El hombre bajó a ayudar a la anciana, la mujer le estaba muy agradecida por su gesto. 
-¡Muchas gracias!

Él no contestó, pero si sonrió  enseñando dos hileras de dientes casi perfectos.

El trayecto duró escasamente cinco minutos, y paró el vehículo enfrente del centro médico.

Lola abrió su bolso y pagó, dándole una buena propina.

El hombre se lo agradeció. Ya no era habitual, encontrarse con personas tan espléndidas.
Autora Verónica O.M.
Continuará

viernes, 18 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 49 Y 50

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO Nª 49 novela

-Es tarde, Paul. ¿No vas a abrir la tienda?

Miró el reloj comprobando que era muy tarde.
-Si, debo abrir. ¿Nos vamos?

-Claro, cuándo quieras. Yo debo irme también, he de visitar a Lola, la tengo que acompañar al médico para ver como va su pierna.

-Le das recuerdos de mi parte y le dices que la visitaré pronto.

Salieron a la puerta y allí se despidieron. Lo hicieron con un beso que apenas rozó sus labios pero que les provocó una sacudida de felicidad.

- Mañana podriamos comer de nuevo juntos ¿puedes?

-Puedo. Mañana nos encontraremos en el mismo sitio.

-Bien, pues hasta mañana. Te esperaré en la puerta y si llegas antes de que cierre entra en ella y me esperas.

-Pues hasta mañana.

-Hasta mañana, Celeste.

La joven llevaba el semblante relajado y feliz.

Y Paul tanto de lo mismo. Estaba seguro que aquella mujer estaba hecha para él, y deseaba con todas sus fuerzas que ella opinara de él lo mismo.
Autora Verónica O.M.
Continuará

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO Nº 50 novela 

De camino para la tienda, Paul se encontró con su amigo Juan,  que había abierto la puerta de la barbería-peluquería para despedir a un cliente.
-Hoy abres un poco tarde.

-Se me ha ido el santo al cielo.

-No me lo creo. Seguro que es por una chica.

-Lo es, Juan, ya te contaré. Mis clientas hoy me matan.

-Hasta luego entonces, no queremos derramamiento de sangre.
Dijo con guasa.

-Adiós, Juan.

El amigo se quedó un rato ensimismado mirándolo, y  una chica estaba bien... a su amigo falta le hacía, ya que había estado solo demasiado tiempo. Se alegraba por él.
Entró para adentro, y empezó a cortar el pelo a otro de sus clientes, un chavalín de unos quince años y que no paraba de mirar su reloj.

-Buenas tardes.
Dijo a una clienta, que hacía rato esperaba en la puerta.

-Hoy te has dormido, Paul, suerte que no tengo prisa que sino…

El sonrió y nada dijo, levantó la persiana y encendió la luz. La mujer también entró y cogió una cesta de plástico. Empezó a pasear por los pasillos mirando el género, y cogiendo lo que necesitaba.
-Mientras, pónme un cuarto de jamón ibérico, hay que ver lo bueno que está el condenado. A mi marido no le des otra cosa, es muy fino,  y no quiere ni chorizo, ni salchichón.

-Es que tu marido, sabe lo que es bueno.

-Ya te he dicho que es muy fino.

Y después de aquella clienta, vinieron muchas más y así estuvo hasta la hora de cerrar. 
Autora Verónica O.M.
Continuará                                    

jueves, 17 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 47 Y 48

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO Nº 47 novela

Los jóvenes estaban cómodamente sentados en el sofá. Ella había tratado de ayudarle a fregar los cacharros, pero él se opuso tajantemente.

-Ya lo haré a la noche, no te preocupes por eso.

Ambos se sentían muy bien en aquellos momentos. Sus compañías hacían que el día pareciese mucho más colorido, como si ya se conociesen de tiempo atrás.

Ella antes de conocerlo personalmente, y debido a las conversaciones con Lola, intuía que sería muy fácil amarlo.

Él se mantenía a una distancia prudencial, todavía no estaba preparado para iniciar un nuevo romance. Pero su corazón le decía que ella sería la elegida...
Autora Verónica O.M.
Continuará 

HASTA QUE TÚ TE VAYAS CAPÍTULO 48 novela

-¿Fuiste a ver a tu padre?

-¡!Si! el domingo próximo iré de nuevo. Me gustaría se viniese a vivir conmigo.

-No creo que quiera. Está acostumbrado a vivir solo, lo ha hecho durante muchos años.

-Pareces saber mucho de nosotros. ¿Hasta dónde sabes? 
Lo preguntó sonriendo.

-Me lo contó, Lola. Pero lo hizo por el cariño que os  tiene. No vayas a pensar...

-Mi madre la adoraba y yo también. Me vio nacer y para mi es como si fuera mi segunda madre. 
Al decirlo sus ojos brillaron unos segundos, los suficientes para descubrirle su lado más humano y hermoso. 

Era el hombre soñado y no le importaría envejecer a su lado.
-¿Si te digo algo, te va a molestar?

-Por supuesto qué no, díme...

-Me gustas.

Para nada esperaba aquella declaración, pero le gustó que ella se le anticipase. Sus miedos hubiesen hecho que aquel momento se retardase más tiempo.
-A mi me pasa lo mismo. Me robaste el corazón, el mismo día en que te conocí en casa de Lola.
La miró a los ojos y con sus dos manos acarició su bonito rostro.
Y la besó, al principio despacito y después de forma apasionada.

Ella también participó, y aquel beso se eternizó hasta que quedaron sin aliento.
Verónica O.M.
Continuará

miércoles, 16 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 45 Y 46

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO Nº 45 novela

Paul abrió la puerta e hizo pasar antes a Celeste.

La chica entró disimulando su nerviosismo. Era la primera vez que aceptaba comer con un hombre a solas. Pero para ella aquel hombre no era un desconocido. 
Lo conocía por Lola, la mujer siempre tenía en la boca a su adorado Paul, ella hablaba maravillas de él y de su difunta madre.

Celeste, dejó su bolso en el recibidor, y colgado en un perchero de madera noble.

Paul,  fue al aseo a lavarse las manos y ella le siguió haciendo lo mismo. 
Después marcharon hacia la cocina para preparar lo que iban a comer. 

-¿Te gusta la tortilla de patatas?

-Me encanta. ¿Te puedo ayudar?

-¡Claro que no, eres mi invitada!

La chica lo observaba y su imaginación volaba. Era un hombre apuesto con el que no le importaría pasar el resto de su vida.
La voz de él la sacó de su ensoñación.

-Voy a cortar unos tacos de jamón ¿te gusta?

-Si, por supuesto.

-Voy a preparar la mesa. Comeremos en el salón.

-No es necesario. Me gustaría hacerlo en la cocina si no te importa.

-¿Estás segura?

-Claro, me apetece comer aquí.

-¿Vino?

-No, solo agua.

Comieron en silencio, y de vez en cuándo sus miradas se cruzaban.
Autora Verónica O.M.


SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO 46

-Muy rica la comida. Ha sido un placer haber comido contigo.

Él sonrió, sin duda aquella chica sabía cómo adularlo. Pero lo hacía con gracia y seriedad.
-¿Te apetece un café? Aunque te he de decir que es instantáneo, ya que es mucho más cómodo y rápido. Ya sabes, por la falta de tiempo.

-Está bien, no me desagrada en absoluto, y con un poquito de leche.

Paul fué a prepararlo y Celeste recogió la mesa.

Y nuevamente sus miradas se cruzaron. Ellas expresaban que se sentían atraídos... 

Él, no quería ir deprisa. Pensaba que las cosas había que madurarlas y esperar a que llegase su momento.

Y aquel parecía estar muy cerca, y cada segundo lo estaba un poco más.
Verónica O.M.
Continuará

martes, 15 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 44

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO Nº 44 novela 

-Pasaba cerca de aquí y vine a saludarte.

-Muchas gracias, Celeste. Te lo agradezco.

La chica sonrió.  

-¿Tienes prisa?

-No, no demasiada.

-Te invito a comer, pero si te animas lo haremos en casa.¿Qué te parece?

-Me parece bien.

-Pues vamos, está cerca.

Echaron a andar, ella era casi tan alta como él. Paul estaba que no cogía en su piel, aquella chica lo había conmocionado el día en que la conoció.
-¿Cómo está, Lola?

-Mucho mejor. Espera que la visites  de nuevo.

-Le dices, que iré en breve.

Cuándo quisieron darse cuenta habían llegado...
Autora Verónica O.M.
Continuará

domingo, 13 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 43

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO Nº 43

La mañana fue bastante movida, dado que la tarde anterior no había abierto la tienda. Algunas clientas, debido a la  confianza le preguntaron a lo largo de la mañana. 

-¿Todo va bien, Paul? 
-Aquellas palabras salieron de boca de una mujer mayor y dada su edad podría ser su abuela.

-¡Perfecto, todo está perfecto!

-Cuánto me alegro, hijo. Me habías preocupado.

-Muchas gracias, Carmen. Pero no tenías que haberte preocupado por mi.

-Sabes, hijo. Te conozco desde que naciste, ¿como no me iba a preocupar?

Paul le lanzó una mirada de complicidad, la mujer le sonrió moviendo la cabeza. 
Y llegó la hora de cerrar... y lo estaba haciendo cuándo de pronto se acercaba hasta él alguien que había conocido hacía muy poco, era Celeste, aquella chica con la que tan a gusto se había sentido conversando. 

Su rostro se había transfigurado y hasta parecía haberse avivado su tono.

-Hola. 
Dijo ella.

-Hola. 
Contestó él.
Autora Verónica O.M.
Continuará

viernes, 11 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 42

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO Nº 42

Los hombres se despidieron hasta el domingo siguiente.

Y... Paul debería preparar ciertas cosas antes de acostarse, al día siguiente debería madrugar para abrir la tienda a su clientela.

Mientras iba conduciendo, iba recordando la tarde tan agradable que había pasado con su padre.
Pensó en las vueltas que dá  la vida. Su madre le había impedido conocerlo, no la culpaba, por todo lo que ella había padecido. Aunque le hubiese gustado crecer como los demás niños y con un padre a su lado velando por él.

Hizo el trayecto rápidamente. 
Cuándo se quiso dar cuenta estaba aparcando el coche en la puerta, ya había llegado...

Al cabo de un par de horas se retiró a descansar. Pensó que aquella noche seguramente  dormiría a pierna suelta ya que tenía el corazón rebosante de felicidad.

Apagó la luz y al momento sintió la presencia de Luisito rozar su mejilla.
A los pocos minutos se oía un leve ronquido. 
Y en su rostro había dibujada una bonita sonrisa.
Autora Verónica O.M.
Continuará

miércoles, 9 de mayo de 2018

NOVELA DE MISTERIO 41

SECRETOS ENTERRADOS CAPÍTULO Nº 41 novela 

Los dos hombres se sentían cómodos en aquellos momentos. Aquella velada estaba siendo muy fructífera, ambos estaban dispuestos a tener esa relación que les correspondía por parentesco, y aunque todo no había sido como debería, eran muy conscientes que se les estaba brindando una oportunidad única.

-¿Quieres más café?

-No, gracias, está bien por hoy. Ya va siendo hora de irme, otro día seguiremos. Te lo prometo.

El rostro del padre cambió y se tornó serio. 
-¿Cuándo volverás? 

-El domingo seguiremos hablando de venirte a vivir conmigo.

-No quiero moverme de aquí. Ya sabes que aquí están todos mis recuerdos.

-Algunos de ellos muy duros. Ya es hora de que te desprendas de tanto dolor. Debo marcharme, mañana hay que trabajar.

-Aquí estaré, hasta el domingo entonces...
El padre lo acompañó hasta la puerta, y Paul antes de salir se volvió y fundió en un fuerte abrazo.

-Gracias, hijo. ¡Este día ha sido muy grande para mi!

-También para mi...
Autora Verónica O.M.
Continuará