jueves, 31 de enero de 2013

UNA PAREJA PALURDA

¡Qué ricas! imagen de internet
Imagen de internet

Imaginemos la escena, un hombre y su mujer, queriendo dárselas de riquillos.

-¡Entremos a ese restaurante, ahí es dónde van los vecinos 
Dijo el marido
-¿Qué vecinos?
-¡Si, mujer! Los del chalet de al lado, Juan y Mari.
-¿Aquí vienen?
-¡Si mujer!
Entraron, y el maitre salió a recibirlos
-¿Mesa para dos ?
-¡Si! 
Dijo algo nerviosillo el hombre, colorado hasta las orejas.
El maitre los llevó al fondo. Una mesa muy bien puesta, les retiró las sillas y se acomodaron.
-¿Qué comerán los señores?
Preguntó muy solícito
-Comeremos una crema de pescado, dos buenos platos de gambas, pero de esas bien gordas, y un buen vino.
Al rato le sirvieron la comida, el pan, y vino. Y unos extraños cuencos llenos de líquido. Los miraron extrañados.
-¿Qué es esto? 
Preguntó el marido al verlos
-¿Y yo qué sé? 
-¡Si lo han puesto, será para qué nos lo bebamos!
Al lado una pareja no les quitaba la vista de encima, pensando que eran unos ridículos palurdos.
Se bebieron el líquido, y se oyeron unas risitas, y una voz muy bajita diciendo. 
¡Vaya costumbre qué tienen de comer en restaurantes, si se han bebido el agua de lavarse los dedos!
-¡Vaya par de borricos!
Los otros sin sospechar nada, siguieron comiendo tan felices.
Autora Verónica O.M.

    
                                                 



                          

10 comentarios:

  1. Jajaja que bueno, se ve que no había florero, sino se beben también el agua del tiesto. Pues oye no has exagerado para nada, ya que se ven por ahí cada caso que te cagas. Aunque una cosa te digo; a mí no me van esos lugares tan ripipis y cursilones de restaurantes. Donde se ponga un buen bar de esos de toda la vida que te sirven buenos bocatas; los lujos y las cursiladas lo dejo para los riquillos. Ahora el plato que has colocado de gambones tiene una cara muy bonica.

    Besos Verónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Rafa Hernández
      Rafa, bocatas de esos qué no se terminan nunca, jaja. También yo los prefiero, según en qué sitios cuando sales llevas más hambre qué cuando entraste, jaja
      Como me he reído, tienes unas ocurrencias, que una se monda.
      Besos

      Eliminar
  2. Será, que no les pusieron agua? jajaja
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Bueno, un poquito de compasión. Siempre pudieron decirles los listillos de turno, que aquello es para las manos. Prefiero ser palurda y no tener mala baba.

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ion-laos
      La otra pareja, era bastante perversa, Si no les hubiese costado nada sacarlos de su ignorancia jaja (perdón amiga, me sale sin querer)
      Besos

      Eliminar
  4. Jaja, si es que los restaurantes hacen cosas más raras... jaja, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Es un método antiguo, la mayoría han cambiado a poner unos sobrecitos con toallitas mojadas con olor a limón.
      Pero el método antiguo me gustaba más para el relato, jaja
      Besos, qué tengas un buen día

      Eliminar
  5. Y BUENO... SI NO ESTABAN ACOSTUMBRADOS QUE CULPA TIENEN, UN ERROR LO COMETE CUALQUIERA. ALGUNAS PERSONAS SON DESPIADADAS Y SUELEN BURLARSE DE OTROS... POBRES NO?.
    BESITOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Luján Fraix
      En la vida, querida Luján hay de todo. Y personas qué se mofan de los demás por desgracia muchas.
      Besitos, buen finde

      Eliminar

La letras tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...
Gracias por tu visita y comentario.