lunes, 26 de marzo de 2018

ADOLESCENCIA 61 Y 62 FINAL

JEREMY Y YOLANDA 61

María e Israel se despidieron a eso de las cinco de la tarde. Se marchaban para dejar a solas a los enamorados. Tenían tantas cosas que decirse...


La abuela los despidió sonriente. 
-Aquí tenéis vuestra casa, cuando os apetezca ya sabéis.

Al acercarse para besarla un olor muy fresco inundó sus olfatos. 

Besaron a Yolanda también, la carita de ella se entristeció. Pero solo fue unos segundos. Después sus ojos se iluminaron mirando a su enamorado. El amor de su vida y por el que tanto había llorado en los últimos tiempos.

La parejita de amigos se marchó.

La abuela muy discretamente también, dejándolos solos. Tenía que fregar los platos. 

Cerró la puerta de la cocina. Quería dejarlos con libertad, para besarse y para llorar si fuera necesario. 

Sus manos se enlazaron, acercaron sus cuerpos sin atreverse a romper aquel  mágico instante.

Fue Jeremy quien lo deshizo. 
-Mi amor, cuanto he deseado besarte, apretarte, adorarte.

-Jeremy te quiero. 
-Lo dijo con un hilo de voz, semejante a aquel otro de su infancia.

Se besaron, recreándose y saboreando sus labios. Parecían dos hambrientos de amor.

-Nos casaremos, Yolanda. Tendremos al bebé que va a llegar, de nuestro amor y de nuestra pasión.

Ella sonrió pero unas lágrimas se le escaparon sin querer.

-Mi pequeña, mi amor. Te quiero más de lo qué sabría explicarte.
La besó y compartieron aquellas lágrimas, al dejar el rostro de Jeremy humedecido por ellas.
Autora Verónica O.M.
Continuará

JEREMY Y YOLANDA 62 FINAL

-Yolanda demos un paseo. Tenemos que hablar.

-Está bien, Jeremy.
Yolanda fue hacia la cocina, su puerta permanecía cerrada. Escuchó como trajinaba en ella su abuela. 

-Abuela ¿Puedo entrar?

-Claro que puedes, Yoli. Pasa. La abuela la miró a los ojos y aquellos brillaban de forma espectacular.

-Vamos a salir a dar un paseo. ¿Necesitas algo?

-Nada, no necesito nada. Hace una tarde preciosa.

-Te quiero abuela. 
La besó en la mejilla apenas arrugada. La anciana se sintió querida y pensó lo agradecida que le estaba a la vida. Tenía una nieta preciosa que le traería a su primer biznieto.
Aquello era todo un acontecimiento que  no todos lo vivían.

Salieron a la calle cogidos de la mano.

-Jeremy ¿tus padres me aceptaran? ¿Aceptarán a nuestro hijo? 

-No te preocupes por ellos, seguro lo harán, es más no tengo ninguna duda. Serás para ellos una hija más.

-¿Estás seguro?

-Lo estoy.

Sus manos se apretaron más fuerte. Les quedaba toda una vida por descubrir y disfrutar.
FIN
Autora Verónica O.M.

Deseo os haya gustado. 


Y muchas gracias a quienes la habéis seguido.

12 comentarios:

Ester dijo...

Deseo cumplido, nos ha gustado, ha costado llegar a la felicidad, se han superado los problemas pero el amor ha triunfado. Un abrazo

Verónica O.M. dijo...

Gracias, Ester, me alegra mucho, no sabes cuánto...
Abrazos 🌹

Alfa Fon-Amor dijo...

Bueno la historia muy linda,como lo que, es un cuento,las realidades las dejamos de lado,el romanticismo prima,abrazos.

Verónica O.M. dijo...

Gracias, amiga, es cierto cuánto dices. Ojalá en la vida real las cosas tomasen ese rumbo.
Abrazos 🌹

llorenç Gimenez dijo...

Un aplauso... precioso final, después de tanta incertidumbre, bien esta lo que bien acaba..
Nada mas encuentro a faltar que nombre le pondrán al bebe..
Podrías abrir una encuesta....jeje.
Un abrazo.

Flor dijo...

Hola Vero , toda una novela con un final de los de película , me a gustado mucho de verdad de la buena , ahora como tú bien dices , tienen toda la vida para criar a ese nuevo miembro y que sean felices de verdad , te deseo una feliz tarde besos de Flor.

AMALIA dijo...

Un final feliz y una vida llena de esperanza con un montón de ilusiones.
Estupendo!!
Un beso.

Verónica O.M. dijo...

Gracias, Llorenç, la encuesta para otra ocasión, ja,ja.
Un abrazo

Verónica O.M. dijo...

Me alegra mucho, Flor, no sabes cuánto..
Besos 🌹

Verónica O.M. dijo...

Amalia es tal y como dices.
Gracias por seguirla.
Un beso 🌼

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El relato terminó como unos esperaba, a pesar de las vicisitudes vividas. La pareja de Jeremy y Yolanda, se mería ese fin de felicidad que le das al relato, hilado con suspenso y emotividades. Un abrazo largo, vero. Carlos

Verónica O.M. dijo...

Gracias, Carlos, me parece te ha gustado.
Un abrazo