martes, 24 de julio de 2018

NO QUIERO IRME TODAVIA 24-25 FINAL

NO QUIERO IRME TODAVÍA CAPÍTULO N° 24 novela


                                                                                         
Simpática imagen de Internet               

Manuel escuchó la puerta al abrirse y se quedó en su escondrijo muy quietecito, su viuda acababa de entrar como un vendaval y la escuchó despotricar.


-¡Maldito seas  por haberme hecho perder el tiempo!
Se quitó los zapatos y muy enfadada los lanzó debajo de la cama, con tan mala suerte para Manuel ya que un tacón se le clavó en la frente y lanzó un exagerado:

-¡Ayyy!

A continuación se desnudó, dejó caer todas sus prendas por el suelo, dirigiéndose hacia el baño.
-¡Después las recogeré!

Manuel escuchó el chorro del agua caer en la bañera, se la estaba imaginando frotándose su cuerpo desnudo y se sintió muy desgraciado, ya nunca podría tener relaciones  sibilinosas con ella, ni con nadie.

Al poco rato el agua dejó de caer, Maite se encaminó hacia la habitación envuelta en una gran toalla. Desde su escondrijo Manuel no se perdía detalle.

La toalla quedó en el suelo, y notó como el cuerpo de ella cayó encima de la cama. El somier cedió un poco y quedó todavía más baja.

-¡Joder, que me aplastas!
Autora Verónica O.M.
Continuará 

NO QUIERO IRME TODAVÍA CAPÍTULO N° 25 Y FINAL

A los cinco minutos Maite ya estaba dormida, el espíritu con mucho trabajo salió de debajo de la cama, y creyendo que ella no podría verlo se quedó un rato de pie contemplándola.

La mujer dormía boca arriba, y no llevaba nada encima, el espíritu muy lujurioso pareció calentarse, pero...

-¡Qué tonto soy, no podría ni aunque quisiese!
Y pensando que Maite no notaría su presencia se acostó a su lado sin atreverse a tocarla.

Sonó el despertador a las ocho de la mañana y Maite  paró la alarma, Manuel como siempre ni se enteraba. Empezó a zarandearlo un poco.

-¡Manuel, despierta qué son las ocho!

El supuesto espíritu se despertó, y no sabía qué era lo que estaba pasando.

Allí estaba su mujer gritándole. Se preguntó como era posible si  estaba muerto.

-¡Manuel, levántate que tenemos que ir al ambulatorio!, ¿o es que ya no te acordabas? ¡Vaya nochecita qué me has dado! no parabas quieto ni un momento y todo el tiempo dando patadas. Cada vez que tienes que ir al médico para mi es un suplicio, no me dejas ni pegar ojo de lo que te mueves.  Levántate qué solo te van a sacar una muela, no sé a quién has salido tan miedoso. Me voy a la cocina a preparar el desayuno, no te entretengas qué tienes hora a las nueve y media, y todavía tienes que desayunar, ducharte y afeitarte.
La mujer ya había cogido su larga bata y cubrió su cuerpo desnudo con ella, salió de la habitación no sin antes decirle.
-¡Esta mañana, hay que ver lo raro qué estás!

Manuel se levantó corriendo, y se miró en el espejo de una de las puertas del armario, y se asustó, allí estaba él en calzoncillos, y no se acordaba de haberse desnudado, se le puso el vello de punta.

-¡Estoy vivo! 
Y se echó a llorar como un niño.

Escuchó a Maite como trajinaba en la cocina, al momento ya la tenía otra vez en la habitación dispuesta a echarle una bronca, no la miró a los ojos, no quería que ella se diese cuenta que había llorado.

-¡Anda hombre, que vamos a llegar tarde!

-¡Ya voy mujer, voy un momento al lavabo!
Una vez allí, tiró del agua de la cisterna para que no se oyese su llanto, y lloró a lágrima viva.
Al rato se lavó la cara y salió dispuesto a desayunar, y se dijo algo más tranquilo.
-¡Sin duda, he tenido una pesadilla!
FIN
Autora Verónica O.M.

Muchas gracias a quien la siguió.
Deseo os haya gustado y sorprendido el final. 
Desde el principio os vengo diciendo: Nada es lo que parece y ya veis que es cierto.

14 comentarios:

llorenç Gimenez dijo...

jejeje.. Que bueno Veronica.. pobre manuel, menudo susto, pero eso de ser un espíritu, debe ser interesante..
Bien como digo yo de mis conversaciones con mis queridos amigos
UNA FICCIÓN NO ES UNA MENTIRA...
UNA FICCIÓN ES UNA HISTORIA...
QUE PARTE DE UNA REALIDAD.
Un abrazo y muy buen verano..

AMALIA dijo...

Un final con sorpresa.
Ha sido muy agradable seguir tu relato.
Un beso y mucha felicidad.

Flor dijo...

Y tanto que no es lo que parece , a estado muy bien... Me a gustado mucho lo que no sabía yo , es que tu gato , Rabioso comiese bizcochos o pasteles , vaya con el gato sibarita, jajajajajaj sabes la espera a merecido la pena , esta muy entretenida , te deseo una feliz tarde besos de Flor.

Verónica O.M. dijo...

Nada era lo que parecía...
El diablo solo estaba en su pesadilla. Tuvo su parte buena también, ja,ja, pobrecillo...
Muy buena tu definición.
Un abrazo

Verónica O.M. dijo...

Muchas gracias Amalia, no sabes lo que me alegra...
Un beso y lo mismo te deseo 🌷🍀

Verónica O.M. dijo...

Gracias Flor, nada era lo que parecía. Pobre Manuel, el mal rato que le he hecho pasar,ja ja.
Besos 🌻🌷

Alfa Fon-Amor dijo...

Bueno amiga la próxima no me la pierdo,cariños.

Verónica O.M. dijo...

Gracias por pasar...
Si pudieses estaría encantadísima.
Besos 🌹🌷

Sara O. Durán dijo...

Jajaja... ¡¡buenísimo!!!! Fue una terrible pesadilla para el ahora más dichoso que nunca Manuel. Te luciste, Vero. ¡Felicitación y aplausos!
Un abrazo 💐

Verónica O.M. dijo...

Gracias, Sara, nada era lo que parecía, qué mal rato se llevó Manuel, ja,ja.
Besos 🌸🌷

Vicente Corrotea dijo...

Me gustan tus entradas aunque me asusten un poco.
Un abrazo, amiga.

RECOMENZAR dijo...

Me has encantado con tus letras

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Muy bueno. Nos tragamos el cuento, y eso apuesta a tu capacidad para como decimos por acá "tramar" al lector. Qué pasadilla¡ Un abrazo afectísmo. Carlos

Verónica O.M. dijo...

Muchas gracias a tod@s.
Besos